«Para sobrevivir a la fiesta hay que beber Rioja, fumar mucho y dormir poco»

El popular Makoki participará, por segundo año consecutivo, del disparo del cohete, además de actuar cuatro noches en la carpa de las peñas

M.SCHMITT| LOGROÑO
Makoki sostiene su trompeta; detrás espera el grupo Vela. /ENRIQUE DEL RÍO/
Makoki sostiene su trompeta; detrás espera el grupo Vela. /ENRIQUE DEL RÍO

Tiene 51 años, es fontanero y tiene el cuerpo de un adolescente. Confiesa que para «sobrevivir» a la fiesta el secreto es «beber Rioja, fumar mucho y dormir poco». Es el gurú de la noche matea, «la mejor fiesta del mundo mundial», y él sólo, junto a su grupo Vela, es capaz de poner patas arriba la carpa de las peñas en un santiamén.

Se llama Julián Bretón, aunque casi no responde a ese nombre en esta ciudad (ni en los pueblos de alrededor). Es peñista desde 1980, toca la trompeta y tiene dos megáfonos antiguos (de 30 y 22 años, respectivamente, todos pintados y autografiados), que lo hacen un personaje único e irrepetible. Ha sacado tres discos y confiesa estar en contra de la piratería, ya que sus canciones ya navegan por el infinito mundo de Internet.

Makoki, ídolo de multitudes, está preparado para el San Mateo 2008. Y será uno de sus grandes protagonistas, ya que participará del disparo de un nuevo cohete limpio, animando a todos los que se acerquen a la plaza Consistorial a partir de las 12.15. Se trata de una experiencia que describe como «excepcional». «La plaza está llena de gente y no me desagrada que tiren vino o agua, pero es que antes era demasiado con la harina, el ketchup y las botellas de cristales. Otra cosa distinta es manchar con productos de la tierra, que se pueden lavar», señala el músico.

Desde 1980, año en que fundó la peña La Rioja, que vive las fiestas desde dentro, tocando con su pachanga, el grupo Vela. Makoki manifiesta que prácticamente no ensayan, ya que tocan casi todo el año. Empiezan con los quintos del mes de febrero; luego las fiestas de los pueblos; en marzo, Calahorra; en mayo, Miranda de Ebro; en junio, Fuenmayor y Haro. Y no paran hasta el mes de octubre, sobre todo en verano.

Encantador de ambientes

«Es todo improvisación», señala durante un descanso de las fiestas de Fuenmayor, que acabaron el lunes pasado. «Según el ambiente que ves, haces la pieza que tienes que hacer». Makoki afirma, sin lugar a dudas, que disfruta mucho de las fiestas: «La gente dice que somos los que más disfrutamos de la fiesta y llevan toda la razón. Uno tiene que estar ambientado para poder ambientar a los demás», dice el cantante.

La charanga está compuesta por 13 músicos, fieles amigos que siguen a su guía por todos lados. Siempre se les ve juntos, compartiendo un chorizo, un salchichón o un poco de jamón. Y siempre regado por mucho Rioja.

Durante San Mateo está con la peña La Rioja, de forma gratuita, porque forma parte de ella desde hace casi 30 años.

Además de la plaza del Ayuntamiento, también han sido contratados por la Federación de Peñas, para cuatro conciertos en las carpas ubicadas en las inmediaciones del Revellín. «Empezarán a la 1 de la madrugada y terminarán cuando nos ordenen dejar de tocar, a eso de las 4 de la madrugada».

Para este San Mateo, Makoki cree que el público disfrutará de canciones nuevas, como 'Qué bonita es la amapola, ay, ay, ay' o 'A la pared'. Sin embargo, este artista es consciente de lo que va a buscar la gente a sus espectáculos. «Siempre terminan pidiendo las mismas canciones de siempre: 'El pincho', 'Tomando té' o la de 'La burra'.

Fotos

Vídeos