Europa acepta la capacidad fiscal del País Vasco pero indaga si el Estado le compensa con el Cupo

Bruselas afirma que el dictamen de la Corte europea no invalida su enfoque sobre las 'vacaciones fiscales'

M. J. GONZÁLEZ| LOGROÑO
Europa acepta la capacidad fiscal del País Vasco pero indaga si el Estado le compensa con el Cupo

De los tres criterios esenciales para tener una fiscalidad diferenciada a la del resto de España, la Corte ve claro que el País Vasco goza de autonomía institucional, al contar con un estatuto político y administrativo específico, pero pide una verificación de la autonomía de procedimiento y económica. Comprobación que, advierten los jueces comunitarios, corresponde realizar al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), instancia que, tramitando un recurso de La Rioja, Castilla y León y UGT-Rioja contra el Impuesto de Sociedades vasco del 2005, consultó a Luxemburgo si el País Vasco, como las Azores (Portugal), cumple las condiciones para tener una fiscalidad propia.

En una sentencia leída ayer, la Corte europea le reclama al tribunal vasco dos cosas: por un lado, que compruebe que el Gobierno de España no interfiere en las decisiones de las autoridades vascas (autonomía de procedimiento) y, lo más importante, que examine si el Cupo -que regula el pago de la Hacienda vasca al Gobierno central por los servicios que éste presta en esa comunidad- se usa para cubrir pérdidas de ingresos derivadas de las rebajas fiscales (autonomía económica y financiera).

¿Y por qué cuestionan los jueces vascos que el Cupo pueda encubrir esas compensaciones? Porque el Cupo se calcula, en principio, a partir de criterios técnicos (el llamado 'coeficiente de imputación' que, en teoría, refleja el peso relativo de la economía vasca en el conjunto de España), pero la cifra final, subrayan los magistrados, resulta de «negociaciones políticas» entre Madrid y Vitoria.

Por ello, la Corte europea insta al TSJPV a que compruebe si el proceso de fijación del 'coeficiente' tiene por objeto permitir al Gobierno de España compensar la pérdida de ingresos derivada de las rebajas fiscales forales.

«Sin incidencia»

En principio, si se concluye que el País Vasco tiene autonomía fiscal, sus medidas no tendrían carácter selectivo y no serían ayudas de Estado.

Sin embargo, la Comisión Europea aseguró ayer que el dictamen de Luxemburgo no tiene ninguna incidencia en sus decisiones de considerar ayudas de Estado las llamadas 'vacaciones fiscales'. El portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd, señaló que, aunque se determine que la comunidad autónoma vasca puede tener una fiscalidad diferente a la del resto de España, eso no invalidaría el enfoque de Bruselas sobre las 'vacaciones fiscales'.