Experiencia única

Levi Leipheimer gana en Ciudad Real y se viste de líder por primera vez en su carrera en una gran ronda; Contador fue el mejor del trío español

B. URRABURU| CIUDAD REAL
Levi Leipheimer se acopla a su bicicleta durante la etapa que le coronó ayer. /EFE/
Levi Leipheimer se acopla a su bicicleta durante la etapa que le coronó ayer. /EFE

En tierras de Don Quijote, los gigantes no eran esta vez molinos. La carretera castigaba sin ninguna piedad a esos 'locos sobre artilugios metálicos' que hubiese dicho el hidalgo.

Leipheimer, un judío que saca partido de su experiencia, hizo la contrarreloj de menos a más, sabedor de que su fortaleza doblegaría cualquier atisbo de insurrección. Las contrarrelojs de un cierto nivel, más de cuarenta kilómetros, siempre se ganan en la parte final. El mejor en los dos pasos intermedios fue el italiano Manuel Quinziato. Leipheimer lo hizo peor incluso que Valverde. Perdía veintidós segundos, que en el kilómetro 28 eran 42 segundos. En catorce kilómetros recuperó ¡1:15!, que es mucho tiempo. El francés Sylvain Chavanel sólo perdía doce segundos.

Las contrarrelojs suelen centrar su interés, el único, en quien gana la carrera, por un lado, y los que tienen sus miras puestas en la general. No se produjeron grandes estridencias y la razón principal es que entre los aspirantes para ganar esta carrera no hay grandes especialistas. Tenemos que hablar de corredores que no pierden en las cronos. Por eso, que Alejandro Valverde terminase a diez segundos de Alberto Contador es todo un éxito.

Va cogiendo confianza en una modalidad que cuando llegó al mundo profesional le causaba muchos problemas. Sigue metido en carrera y se carga de razones para pensar en la general. Lo de Carlos Sastre tiene mucho mérito. Ni la paliza del Tour, de la que ha tenido tiempo para recuperarse, ni el cansancio que ha acumulado en agosto han mermado su capacidad de sufrimiento. Es verdad que ha sido el peor parado de los tres, pero también lo es que va a esperar los movimientos de sus rivales, que le sacan segundos que no son decisivos. Desde los 57 segundos de Valverde a los 50 de Contador, son tiempos que le van a permitir jugar con los errores, o los malos momentos de sus rivales. En doce años de profesional es la primera vez que Leipheimer coge un maillot de líder en Tour o Vuelta. Nunca es tarde para ello y la Vuelta es un gran escenario.

Fotos

Vídeos