La Generalitat ratifica la multa de 21 millones a Endesa y REE por el apagón de hace un año

La Generalitat considera que el corte eléctrico tuvo su origen en las "deficiencias en el mantenimiento y la conservación de la red"

EFE |BARCELONA
Llegada de grupos electrógenos al centro de Barcelona durante el apagón del año pasado. /ARCHIVO/
Llegada de grupos electrógenos al centro de Barcelona durante el apagón del año pasado. /ARCHIVO

El Gobierno catalán ha confirmado las sanciones de 11 y 10 millones de euros impuestas a Red Eléctrica de España (REE) y Fecsa Endesa, respectivamente, por el apagón que dejó sin luz a más de 320.000 abonados de la ciudad de Barcelona durante más de 56 horas el 23 de julio de 2007.

El Ejecutivo autonómico que preside José Montilla ha ratificado las sanciones propuestas por el instructor de estos expedientes una vez analizadas y "debidamente consideradas" las alegaciones presentadas por las compañías implicadas. Estas sanciones, según ha informado la Generalitat, se aplican de acuerdo con las responsabilidades de las empresas en el apagón, que tuvo su origen en las "deficiencias en el mantenimiento y la conservación de la red".

Según la Generalitat, las investigaciones realizadas hasta el momento han permitido acreditar la existencia de una relación directa entre la caída de un cable de 110 kilovatios (kV) de la línea Can Jardí-Collblanc, titularidad de Fecsa Endesa, y el incendio que se registró en la subestación eléctrica de Maragall, propiedad de REE.

La Generalitat reparte las culpas

"Las diligencias efectuadas concluyen que la caída del cable de 110 kV, de Fecsa Endesa, se debió a su mal estado de conservación y mantenimiento, ya que la rotura fue el resultado de un deterioro progresivo que la compañía responsable no detectó ni subsanó", según la Generalitat.

Las investigaciones también indicarían que el alcance del incidente "se multiplicó" debido al "deficiente" funcionamiento del sistema de toma de tierra de las pantallas de los cables de la línea de 220 kV Collblanc-Badalona, propiedad de REE.

El apagón se registró el 23 de julio del año pasado y afectó a 320.000 abonados. Se quedaron sin luz durante días y sólo pudieron recuperar algo la normalidad cuando se instalaron generadores eléctricos que tardaron en llegar mucho más de lo anunciado.

Ya entonces la Generalitat habló de sanciones millonarias mientras Red Eléctrica y Endesa intercambiaban acusaciones: REE culpaba del apagón a Fecsa-Endesa y ésta a su vez a Red Eléctrica. La Comisión Nacional de la Energía también descargó las culpas.

La interrupción en el suministro eléctrico que sufrió Barcelona y parte de su área metropolitana afectó también a algunos servicios esenciales de la ciudad, como trece centros de asistencia primaria, diversas líneas de Metro, ferrocarril y tranvía o el suministro de agua.

Fotos

Vídeos