La artrosis de rodilla

S. B. U.| LOGROÑO

Es causa de dolor de rodilla y rigidez en personas de más de 47 años. Produce rigidez articular de veinte minutos. Se oyen crujidos y chasquidos. Produce poca inflamación. El dolor aumenta al caminar y cede en reposo. El estudio del líquido articular es poco inflamatorio y no tiene cristales de ácido único, ni otros. Es una enfermedad muy frecuente y ocurre sobre todo en mujeres de edad media y avanzada, asociándose con frecuencia a obesidad. Cuando aparece en personas jóvenes, se asocia a alteraciones biomecánicas, lesiones previas de rodilla o intervenciones de menisco. En la artrosis se produce una disminución del número de condrocitos (células del cartílago), por apoptosis (muerte celular), a través de la acción de mecanismos reguladores de formación y destrucción del cartílago (citoquinas, enzimas proteolíticas, óxido nítrico, proteínas de muerte celular, etc). La incidencia es variable, pero desde los 45 años hasta los 65 años el 20% de las mujeres y un 13% de los varones la desarrollan. El término condropenia (poco cartílago), hace referencia al deterioro y adelgazamiento del cartílago articular y que es la causa de la artrosis.

Hay múltiples factores en la génesis de este deterioro celular. En los próximos años, los tratamientos irán encaminados a sustituir el cartílago deteriorado por cartílago sano procedente de cultivos celulares. La ingeniería tisular y celular (tejidos y células), posiblemente será en un futuro próximo, una de las formas de tratamiento de la artrosis de rodilla.

El empleo 'in situ' de células madre y regeneración del cartílago (condrocitos), así como el mejor conocimiento de la proteína precursora de formación de osteogénesis, serán parte del manejo terapéutico de rutina. Nuestras articulaciones son tan deterioradas y viejas, como viejos y deteriorados sean nuestros condrocitos (células del cartílago).