El premio más merecido

El Nuchar Tramek Murillo jugará en la Liga FEV cinco años después de su creación

SERGIO MARTÍNEZ| LOGROÑO
Las chicas del Nuchar Tramek Murillo ascendieron a Primera División el pasado mes de mayo sin perder ningún set en la fase de ascenso. / L.R./
Las chicas del Nuchar Tramek Murillo ascendieron a Primera División el pasado mes de mayo sin perder ningún set en la fase de ascenso. / L.R.

En el verano del 2003 se crea la Agrupación Deportiva APA Eladio del Campo momento en el que nace el primer equipo femenino de voleibol de Murillo de Río Leza en categoría juvenil. Cinco años después, el Nuchar Tramek Murillo se codea con la élite no profesional del voleibol. La próxima temporada jugará en la Liga FEV, tercera categoría femenina del voleibol nacional.

En todo el tiempo que pasa desde su creación hasta este verano, el voleibol en Murillo ha ido creciendo en torno a su equipo. Carlos Arratia, entrenador del Nuchar Tramek, explica que «en Murillo había chicas que practicaban el voleibol en Logroño y ya no les quedaba mucho en este deporte». Fue entonces cuando comenzó todo y cinco años después se ha pasado de un equipo juvenil a tener participantes en todas las categorías existentes, desde prebenjamín a sénior, y a contar con un bloque que el año pasado ascendió a Primera División.

Sin embargo, el destino tenía preparada una recompensa para el esfuerzo realizado por el Club Voleibol Murillo: jugar en Liga FEV tras otorgarle la Federación Española de Voleibol una plaza.

La temporada anterior sólo fueron derrotadas en un partido y ascendieron a Primera sin demasiadas complicaciones, algo que según Arratia se debe a que «se dio un salto de calidad al aumentar el presupuesto y se comenzó a fichar a jugadoras extranjeras». Un ejemplo claro de ello es la dominicana Francia Jackson, que en el 2004 participó en los Juegos Olímpicos de Atenas con su selección. Además de ella, la también dominicana Margarita Suero y la argentina María Victoria Orce, fueron unos importantísimos refuerzos para el equipo.

Pese a la aparente facilidad con la que se consiguió el ascenso, Arratia aclara que «a final de temporada la plantilla se quedó demasiado corta, por lo que hemos tenido que reforzar algunas posiciones».

Sin muchos cambios

El repentino ascenso a FEV, no supone para el técnico logroñés un cambio de planes: «El bloque con el que contamos era muy potente para Primera, por lo que no creemos que haya que variarlo ahora». Los fichajes de Esther Basurto, Eva Pascual y Laura Montalvo, del Universidad de La Rioja, y la recuperación de Eva Pérez y Adela Fernández, lesionadas la temporada anterior, completan la plantilla del año pasado.

Como explica Arratia, cuando se realizó la preinscripción para la Liga FEV «se veía un nivel escaso en Primera y queríamos tener una puerta abierta a otra categoría». Una vez conseguido el objetivo, el técnico se plantea sus aspiraciones para la temporada: «Intentaremos hacer un papel decente, pues tenemos un plantel que puede dar guerra, pero pensar en el ascenso es mucho soñar».

El técnico logroñés considera que «la Liga FEV es la categoría ideal ya que es la primera entre las no profesionales», y vaticina que las cosas cambiarán de aquí a un año pues «hay muchas categorías para pocos equipos, y se debe hacer una reestructuración en el voleibol femenino».