'La espada de Arnedo'

El torero arnedano Antonio León, diestro famoso en los años 60 por su arte en el estoque, falleció ayer a los 78 años en Calahorra

LA RIOJA| LOGROÑO
'La espada de Arnedo'

El torero riojano Antonio León falleció ayer en Calahorra a los 78 años de edad. Antonio León Fernández Velilla fue uno de los primeros matadores y de los más importantes que surgieron en La Rioja en los años sesenta, cuando llegó a ser una de las «figuras» de la tauromaquia española compartiendo carteles con maestros de la talla de Curro Romero o Paco Camino, entre otros.

También se le recuerda como uno de los impulsores de la fiesta taurina en su localidad natal, Arnedo, donde contribuyó a crear la feria de novilleros del Zapato de Oro, una de las principales de España.

Aunque después de retirarse de los ruedos fijó su residencia en Madrid, recientemente había regresado a Arnedo, donde había nacido en 1930, a cuyo tanatorio ha sido trasladado desde la Fundación Hospital de Calahorra, donde la pasada semana se sometió a una operación quirúrgica.

Torero de arte y fama, recibió un merecido homenaje junto a su paisano Diego Urdiales en octubre del año pasado, con motivo de la feria de las novilladas. Durante años fue uno de los preferidos de la afición madrileña, que le puso el apodo del «as de espadas», aunque quien colocó la guinda de su maestría fue el gran gurú de la crítica taurina, Joaquín Vidal, en un memorable artículo titulado 'La espada de Arnedo': «Y sucedió: el espigadillo muchacho (por Antonio León) montó la espada, se aupó a punta de pie, arqueó la pierna izquierda, adelantó abajo la muleta... Del volapié, ejecutado con toda la lentitud y el esmero que reclama su pureza, salió el novillo rodado, listo para las mulillas. Los aficionados cruzaban atónitas miradas. Don Mariano se puso en pie e invocaba a los padres de la tauromaquia. No era usual ya entonces, y menos en novilleros, matar así».

El crítico Pablo García Mancha ha afirmado sobre Antonio León que «ha sido uno de los estoqueadores más puros de la historia de la tauromaquia, a la altura, por ejemplo, de Rafael Ortega. Tanto es así que en Las Ventas estaban deseando que pinchara para volverle a ver realizar el osado volapié, ése por el que más de una vez se había dejado taladrar los muslos, como le sucedió en las más de cincuenta cornadas que jaspean su anatomía». Pero ¿cuál era su técnica? -se le pregunta al maestro. Y Antonio León cierra los ojos y habla levemente mientras aspira el humo de sus incesantes cigarrillos: «Yo lo hacía con el corazón, sabía que lo iba a lograr y me tiraba con el alma, con todo mi sentimiento. ¿Técnica? Eso no sé lo que es; me salía así y no lo puedo explicar».

Había tomado la alternativa en Logroño el 23 de septiembre de 1962 de la mano de Curro Romero y con Paco Camino como testigo. En Madrid ganó varios trofeos por su habilidad a la hora del estoque, en el que fue un maestro.