Pobre entre los pobres

El sacerdote riojano José Alfaro ha fundado en la India dos escuelas con albergue donde estudian y conviven los niños más desfavorecidos

MARCELINO IZQUIERDO|
CRISTIANOS. El sacerdote escolapio desarrolla en el Norte de la India una gran labor religiosa, solidaria y docente. / L.R./
CRISTIANOS. El sacerdote escolapio desarrolla en el Norte de la India una gran labor religiosa, solidaria y docente. / L.R.

El padre José Alfaro es un sacerdote escolapio, riojano de nacimiento, que ha consagrado su vida a los más desfavorecidos del mundo entero. Tras media vida en las misiones, es un hombre que habla con el corazón más que con la boca, y por eso sus palabras, sus mensajes sencillos y complejos al mismo tiempo, no dejan indiferente a nadie. Detrás de su barba misionera -recortada durante su visita a Logroño-, de sus delgadez extrema, de sus ojos inyectados de vida, surge un ser humano fiel y consecuente, que no sólo alimenta el espíritu de sus fieles, sino que les ayuda a afrontar una vida mejor en lo material, en lo cultural y en espiritual.

José Alfaro del Valle nació en el barrio logroñés de San Antonio en 1937. Estudió en Escolapios, aunque pronto su vocación religiosa le llevó por los colegios y seminarios que esta congregación posee en Barbastro, Peralta de la Sal, Irache o Albelda de Iregua. Cursó Teología en Roma y Química y Lengua en Zaragoza, si bien la llamada del Tercer Mundo le arrastró finalmente a miles de kilómetros de Espara. En 1984 llegó a la misión de Quimilí (Santiago del Estero), en Argentina, zona de notable pobreza, clima extremo y ausencia de agua potable, donde realizó una gran labor de promoción social, religiosa y cultural.

Responsable de una parroquia de 10.000 kilómetros cuadrados -el doble de la superficie de la comunidad de La Rioja- y del único colegio a 150 kilómetros, creó la Escuela de música Kashkay. Para promocionar el folklore quichua, creó un coro polifónico y en 1992, con motivo de los 500 años del Descubrimiento de América, compuso y dirigió por primera vez en la historia argentina la Misa Quichua.

Publicó sendos volúmenes de 'Cultura Quichua Santiagueña' gramática, conversación, historia, folklore y cultura, y consiguió que el Ministerio de Educación argentino lo reconociera oficialmente como asignatura

En 1993 dejó atrás Argentina y viajó a la India por vocación, sabios consejos y motivos sociales. En Aroor, en el suroeste del país asiático, comenzó su labor con los niños más pobres. Fundó la primera misión escolapia en la India, estudió la lengua malayalam e inauguró una escuelita.

En 1999 solicitó acudir a una misión de mayor riesgo, por seguir el Evangelio y su vocación, y por ser fiel a la conciencia de millones de pobres.

Así al año siguiente, por consejo de la Congregación de la Madre Teresa de Calcuta, se desplazó a la provincia de Jharkhand, centro norte de la India, en la zona de Khunt. Se trata de una región con un cincuenta por ciento de analfabetismo. Nueva adaptación a la lengua, cultura, folklore, etc. Estudió hindi, lengua nacional, y el mundari, idioma de esta región, y estableció su centro de trabajo en Kamda, aldea enclavada en un área boscosa sin ninguna comodidad de trasporte, y sin agua, luz eléctrica o teléfono, amenazada por ladrones, salteadores y animales salvajes, y con innumerables casos de malaria

Diccionario mundari

Para paliar el ingente problema de educación elemental en esta región, en el año 2002 impulsó la construcción de una escuela para más de 500 niños de las aldeas menos favorecidos. En el 2003 concluyó un diccionario castellano-mundari y mundari-castellano, con más de 12.000 palabras y expresiones, que es hoy referencia para cualquier castellanoparlante.

En agosto del 2004 se inauguróoficialmente la escuelita, ayudado por ocho maestras, así como un hotel donde se hospeda a alumnos de más de cincuenta de los poblados lejanos que no pueden regresar a sus viviendas y deben permanecer allí durante la semana.

Su interés en que la educación llegue a todos los niños, especialmente los más pobres, le empujó a la construcción de una segunda escuela en Derang, a diez kilómetros de la anterior, con capacidad similar a la de Kamda otros hoteles y residencia que se inauguró en noviembre del 2007.

Ahora regresa a la India, tras recaudar fondos que le van a ser muy importantes para seguir desarrollando una labor impagable.