Ajamil, con nombre y apellido

La localidad serrana, con 74 habitantes censados, recupera su histórica denominación de 'Ajamil de Cameros'

P. HIDALGO
Dos vecinos posan junto al cartel indicativo que recoge el extinto toponímico. / P. H. G./
Dos vecinos posan junto al cartel indicativo que recoge el extinto toponímico. / P. H. G.

Nunca más, Ajamil. La localidad serrana ha recuperado su tradicional denominación de Ajamil de Cameros, gracias a la aprobación del cambio nominal el pasado día 16 por parte del Parlamento riojano.

La noticia ha satisfecho a los 74 habitantes censados en la localidad, de los que en torno a 8 residen de forma permanente en el pueblo. «Siempre se ha llamado Ajamil de Cameros», reconoce el alcalde, Emilio Terroba. «No obstante, en los últimos años figuraba solamente como Ajamil y parecía como si le faltase el apellido», agrega.

Conscientes de esta carencia, los ajamilenses se reunieron en una Asamblea Vecinal en octubre del 2006 para iniciar el procedimiento de sustitución del nombre. Desde el Ayuntamiento aportaron documentación del Registro Civil municipal que recogía actas con esta calificación desde el año 1871. También se presentó en la Consejería de Política Local una certificación referida a los registros eclesiásticos de bautismos, matrimonios y defunciones.

De igual modo, el Consistorio argumentó que la localidad está enclavada en la sierra de Cameros y que entre los vecinos es costumbre el nombre de Ajamil de Cameros. El proceso continuó con el refrendo el pasado mes de marzo de un proyecto de ley para la modificación del toponímico por parte del Gobierno regional, que hace escasos días llegó al Parlamento para su tramitación reglamentaria.

«Lógico»

«Es una cosa lógica. Cuando me enteré de la ratificación, me alegré porque en el pueblo todos nos reconocemos como oriundos de Ajamil de Cameros», constata Vicente Ruiz.

Otra lugareña, Casimira San Miguel corrobora esta afirmación. «Desde que nací, he conocido este municipio como Ajamil de Cameros. Estoy muy contenta por la noticia porque ¿cómo le van a quitar el nombre a nuestro pueblo!», enfatiza.

Como ejemplo de la tradicional denominación, José Antonio Oliván muestra su camión. Desde que su padre adquirió el primer vehículo en el año 1969, los «cinco o seis» tráilers que han pasado por sus manos han estado rotulados con la localización de Ajamil de Cameros.

Tras anotar el cambio en el Registro de Entidades Locales y en el Boletín Oficial de La Rioja, la señalización de carreteras, la documentación oficial y la cartografía tendrán que volver a contemplar el histórico toponímico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos