El Tribunal Constitucional avala que las penas por maltrato sean mayores si el agresor es varón

La agresión es delito si la comete un hombre y una falta si la autora es una mujer

A. PRÁDANOS

El punto más polémico de la Ley Integral contra la Violencia de Género, aquel que endurece las penas para determinadas agresiones o amenazas si las comete un hombre sobre su mujer, novia o ex, se ajusta a la Constitución y no quiebra el principio de igualdad consagrado en la Carta Magna. El pleno del Tribunal Constitucional avaló ayer el trato penal diferenciado en materia de maltrato machista por siete votos a favor y cinco en contra, del ala más conservadora.

La resolución del Constitucional resuelve las dudas planteadas por el Juzgado de lo Penal 4 de Murcia sobre el artículo 153.1 del Código Penal. Además, fija la doctrina que servirá para dar respuesta en las próximas semanas a las casi doscientas cuestiones similares planteadas por 25 juzgados españoles. Dos años largos ha tardado el Tribunal Constitucional en despejar al mayor interrogante jurídico planteado por la Ley Integral contra la Violencia de Género. ¿Es lícito castigar con penas distintas un mismo hecho según el sexo de quien lo ejecute? Para la mayoría que conforman la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, el vicepresidente Guillermo Jiménez y los magistrados Elisa Pérez Vera, Eugeni Gay, Pascual Sala, Manuel Aragón y Pablo Pérez-Tremps, sí lo es. En contra votaron los cinco magistrados restantes, Javier Delgado, Vicente Conde, Jorge Rodríguez-Zapata, Roberto García-Calvo y Ramón Rodríguez-Arribas.

Interpreta que el tratamiento penal es distinto porque también lo es el fenómeno del maltrato de género respecto de otros tipos de violencia. Las víctimas, vinculadas al agresor por relaciones afectivas, están particularmente indefensas. Son mujeres en un 90% de los casos. El maltrato de mujeres a hombres es muy minoritario y no constituye una lacra sociocultural arraigada, como sí ocurre con la violencia machista. Desde un principio el Gobierno apostó por dar un trato penal desigual para realidades radicalmente desiguales. La ley integral contra la Violencia de Género aprobada en el 2004 modificó el Código Penal y consolidó tipos penales propios, más severos, para agresores masculinos.

Las amenazas o coacciones leves, tipificadas de ordinario como faltas y castigadas sólo con multas, se convierten en delitos -seis meses a un año de cárcel o trabajos sociales sustitutivos- si las comete un hombre sobre quien sea o haya sido su esposa, o mujer que haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia. Si quien amenaza o coacciona es la mujer, es una falta. En lesiones y agresiones mayores se considera agravante que el violento sea el compañero o ex pareja de la mujer, como ocurre cuando la víctima es menor, discapacitada o particularmente indefensa.

Dos condenas

Noureddine Sourrokh, acusado de matar de 18 puñaladas a su mujer K. Nejjar, hallada muerta en la bañera de su vivienda en Roquetas de Mar (Almería) el 5 de septiembre del 2006, ha sido condenado a 20 años de cárcel como autor de un delito de asesinato. Mientras que la Audiencia Provincial de Barcelona ha condenado a un hombre a 27 años de cárcel por amenazar de muerte y encerrar durante dos días a su mujer y a sus tres hijos en un domicilio de Barcelona.