Air France-KLM rompe la negociación con los sindicatos de Alitalia

Í. DOMÍNGUEZ

«Esta empresa tiene una maldición encima, sólo puede salvarla un exorcista», lamentó el miércoles por la noche el presidente de Alitalia, Maurizio Prato, tras la ruptura de las conversaciones entre Air France -KLM y los sindicatos de la compañía.

La firma franco-holandesa, que ha hecho una propuesta de compra de Alitalia con un duro plan de ajuste, se levantó este miércoles de la reunión al considerar «inaceptable» la contraoferta de las centrales.

La medianoche del miércoles era, teóricamente, la nueva fecha límite para llegar a un acuerdo, dado el penoso estado de la línea aérea italiana, que pierde un millón de euros al día. El presidente de Air France , Jean-Ciryl Spinetta, llevará la propuesta sindical a su consejo de administración, pero adelantó que cree imposible que sea aceptado. Es decir, si Air France tira la toalla, a Alitalia no le queda más salida que la quiebra. El ministro de Economía, Tommaso Padoa-Schioppa, había lanzado la alarma por la mañana para forzar a los sindicatos a llegar a un acuerdo. «No hay alternativa a Air France , la única es la quiebra», dijo en una comparecencia parlamentaria.

En caso de que fracase la venta a Air France , que propone 2.100 despidos y se está viendo alterada por la campaña electoral italiana, Padoa-Schioppa adelantó que el Gobierno nombrará un comisario extraordinario. «Sería un amargo destino que una compañía, llevada al extremo por años de relación perversa con la política, recibiera un golpe mortal de una explotación electoral de sus males o de una falta de acuerdo sindical», resumió.

Pero eso es lo que está pasando. Según los medios italianos, la compañía habría aceptado limar el número de despidos en unos 200, además de otras concesiones, mientras que los ocho sindicatos presentes, de un total de nueve, replicaron con una contraoferta. Al parecer, pedían entre otras cosas que no se cierre la división de mercancías, otro de los puntos polémicos del plan.