Iberdrola anuncia beneficios récord y reivindica el título de campeón nacional

Galán desafía a EDF y ACS tras presentar unas ganancias de 2.353 millones en el 2007, el 41,8% más que un año antes, gracias a la fusión con Scottish Power

M. J. ALEGRE

«El grupo francés EDF no es bienvenido para nadie, y ACS es nuestro mayor competidor, que vigila por sus propios intereses y no por los del resto de los accionistas». En estos duros términos se despachó Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, acerca de las empresas que han puesto sus ojos en la eléctrica española bien para conquistarla, como el gigante galo, o fusionarla con otra, como pretende el grupo constructor y de servicios. «Para campeón energético español ya estamos nosotros», desafió.

Más aún. Si, como consecuencia de los «ruidos, rumores, dimes o diretes» que se están produciendo en el mercado, operaciones como la compra de Energy East se vieran retrasadas, la dirección de la eléctrica llevaría a sus inspiradores a los tribunales.

Iberdrola logró en el 2007 un resultado récord de 2.353,7 millones de euros, el 41,8% más, y un resultado bruto de explotación que avanzó el 42,4% hasta los 5.538 millones. En la presentación de las cuentas, el presidente atribuyó tan fuerte progresión al éxito de la integración de Scottish Power. Una fusión «de carácter amistoso», subrayó, para contraponerla a los intentos de quienes aspiran a hacerse con la eléctrica sin el consenso de sus administradores.

Otro hito del pasado año fue la colocación en bolsa de Iberdrola Renovables. Los resultados de la filial se vieron lastrados por la reducción del precio de la energía, y se limitaron a 163,8 millones de euros el pasado año, un 35,9% menos de lo que hubieran presentado en el ejercicio precedente, en términos comparables.

La resistencia que ofrece el presidente de Iberdrola a un intento de fusión hostil -lo que puede frustrar las expectativas de opa- y el resultado de Renovables lastraron la cotización de la compañía. En una jornada bajista, en la que el Ibex-35 perdió el 1,43%, Iberdrola cedió el 0,97%, mientras la filial de Renovables perdió el 6,97%.

Las compras de Scottish Power y Energy East -la segunda, a falta del permiso de autoridades neoyorquinas, no estará concluida hasta el segundo semestre- no fueron operaciones «defensivas», dijo. Y argumentó que la incorporación de la escocesa y la norteamericana PPM a las cuentas de Iberdrola a partir del pasado abril contribuyeron en un 14% al crecimiento del beneficio por acción.

El permiso del Gobierno

El máximo responsable de EDF ha declarado que sólo entrará en Iberdrola si es bienvenida y cuenta con la bendición de las autoridades locales. Galán se lo dejó claro. En las manifestaciones que se han venido produciendo, evocó, ha quedado patente que el grupo energético francés «no es bienvenido en el ámbito político, ni en el sindical, ni en el territorial, ni en el social». «Me choca que un empresario tenga que pedir permiso a un Gobierno para hacer algo: esa es la mentalidad de un Estado que se mueve por intereses geopolíticos», aseveró, en alusión a la propiedad pública del gigante galo.

Sobre ACS, accionista de Iberdrola con una participación del 12% entre directa y derivados, Galán fue aun más contundente, tras dar a entender que actúa como un especulador. «Es el mayor competidor que tenemos en España, porque así lo prueban los hechos, y está vigilando sus propios intereses, en conflicto permanente con los del resto de los propietarios», aseveró. Por eso, y porque el grupo que preside Florentino Pérez «está haciendo lo contrario de lo que anunció» y «desde que entró no ha creado sino inestabilidad», Iberdrola ha pedido a la Comisión Nacional de la Energía que le revoque los permisos concedidos.

29,5% más en la región

Por otro lado, Iberdrola invirtió 408,5 millones en Castilla y León en el 2007, el 29,5% más que un año antes, la mayor parte en energías renovables. A día de hoy, la compañía cuenta con 5.325 Mw de potencia instalada. La inversión en infraestructuras de distribución ascendió a 65,3 millones. Iberdrola posee 220 subestaciones y 1,5 millones de clientes en la región.