Detenidos 443 rumanos en cinco meses por clonar miles de tarjetas de crédito

El jefe de la red europea residía en Valencia, donde evitaba cualquier ostentación para no levantar sospechas

M. S. P. AGENCIAS
María Marcos, directora del CICO, junto al material decomisado  en la última fase de la 'operación Pipas'. / EFE/
María Marcos, directora del CICO, junto al material decomisado en la última fase de la 'operación Pipas'. / EFE

El Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO) ha detenido a 443 rumanos en varias actuaciones policiales, dentro de la 'operación Pipas', llevadas a cabo en los últimos cinco meses en España y en otros nueve países europeos contra una red que ha falsificado miles de tarjetas de crétido. El mayor dispositivo policial se ha desarrollado esta misma semana, permitiendo descubrir un fraude superior a los 6 millones de euros. En esta última operación han sido detenidas 99 personas en distintos puntos de España -70 de ellos en Valencia- y otros 26 sospechosos fueron capturados en otros países europeos como Rumanía, Italia, Alemania, Austria, Bélgica, Holanda y Reino Unido, además de Turquía.

Durante esta última redada, con 125 personas detenidas, la Policía Judicial española ha capturado al jefe de la organización, un padre de familia rumano residente en Alaquas (Valencia), que desde el Levante coordinaba la recepción de datos de tarjetas de medio mundo, sobre todo provenientes de Estados Unidos y Canadá. El líder de la red vivía con su esposa, también de nacionalidad rumana, y tienen un hijo en común. Los tres llevaban una vida en apariencia normal con el niño escolarizado y la mujer se encuentra embarazada por segunda vez, informaron a Europa Press fuentes de la investigación. Evitaban llevar una vida ostentosa para no despertar sospechas, por lo que estaban desprovistos de una residencia lujosa o coches caros. Se sospecha que, al igual que la mayoría de delincuentes rumanos organizados en bandas, acumulaba posesiones y fondos en su país de origen.

Este último operativo policial ha permitido además descubrir ocho laboratorios donde se fabricaban las tarjetas falsas y otras tres oficinas en Valencia en las que falsificaban los documentos personales. Además, los agentes han desarticulado las dos células principales de la red: una en Valencia dedicada al robo de numeraciones de las tarjetas y otra en Málaga especializada en la colocación de dispositivos en cajeros.

Registros

A lo largo de esta última semana se han realizado 48 registros domiciliarios en Madrid, Tarragona, Málaga, Valencia, Huelva, Las Palmas y Valencia. Las detenciones se han producido en Valencia, Andalucía, Canarias, Cataluña y Madrid. La Policía se ha incautado de todo tipo de aparatos informáticos para la falsificación y armas, además de 800 tarjetas ya clonadas, 70 tarjetas en blanco y 40 libretas bancarias.

Esta operación se enmarca en el plan del Ministerio del Interior trata de estrechar el cerco sobre las bandas de crimen organizado rumano, unos grupos que se han convertido en los últimos tres años en un quebradero de cabeza para los responsables policiales.

En el vasto dispositivo ha participado el órgano de coordinación policial Europol, en cuya sede de La Haya se han celebrado varias reuniones de coordinación entre policías europeas. Las pesquisas han contado con un centenar de teléfonos y direcciones de correo electrónico 'pinchados'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos