Écheme

Luis quiere reunirse hoy con Villar para pedirle que le despida

IGNACIO TYLKO
JUNTOS. Ángel Villar y Luis Aragonés atienden a los medios de comunicación. / EFE/
JUNTOS. Ángel Villar y Luis Aragonés atienden a los medios de comunicación. / EFE

Cinco días después de lo que se suponía un triunfo balsámico ante Francia, Luis Aragonés sigue empeñado en que lo mejor es que le echen. Casi como si fuera un periodista, el seleccionador ha cursado a la Federación la petición de una entrevista con Ángel Villar para mirarle a los ojitos y decirle a la cara que la situación es insostenible, que así no se puede llegar a la Eurocopa.

El presidente es partidario de dar largas. Cree que el tiempo juega a su favor y permitirá al técnico reflexionar, reconsiderar su postura, tranquilizarse, seguir y ofrecer la lista de convocados para el amistoso que España disputará el 26 de marzo ante Italia, la campeona del mundo, en Elche.

Villar y Luis no hablaron en el regreso en AVE desde Málaga, tampoco intercambiaron opiniones antes del fin de semana en la Ciudad del Fútbol y ayer el alto dirigente se encontraba en Maspalomas (Gran Canaria). Luis sí comenzó la semana en Las Rozas, donde encabezó una cumbre en la que el cuerpo técnico de la FEF y el doctor Jorge Candel se reunieron con los médicos de los clubes de Primera División, del Liverpool y el Arsenal, con vistas preparación de los internacionales ante la Eurocopa.

Aunque planifique el certamen de Austria y Suiza, se sienta seguro de sus posibilidades y del apoyo de los jugadores, Aragonés sigue anímicamente mal. Fernando Hierro, el director deportivo, le ratificó en La Rosaleda hasta el Europeo, pero el de Hortaleza mantiene su teoría. Se siente un estorbo dentro de la FEF y no está dispuesto a convivir cuatro meses 'perseguido' por la sombra de su sucesor y lo que entiende una campaña en favor de los madridistas Guti y Raúl.