Al Qaeda hunde el Dakar

La amenaza terrorista obliga a suspender el rally a 24 horas de su inicio en Lisboa

A. BRIANO
AMENAZADOS. Un participante en una edición anterior del rally atraviesa       una carretera mauritana con vigilancia policial. / AFP/
AMENAZADOS. Un participante en una edición anterior del rally atraviesa una carretera mauritana con vigilancia policial. / AFP

Por primera vez en sus 30 años de historia, el Rally Dakar fue suspendido a menos de 24 horas para que arrancase la carrera en Lisboa. Las amenazas terroristas de Al Qaeda han obligado a la organización de la prueba a seguir la recomendación del Gobierno francés, que el jueves desaconsejaba a los ciudadanos de su país, incluidos los participantes en el rally, viajar a Mauritania.

Para la prueba africana este es sin duda el final de su trayectoria, ya que los perjuicios económicos que representa la anulación para participantes, emisoras de televisión, enviados especiales de prensa escrita y, por supuesto, para los organizadores, hacen inviable la existencia del rally. Nadie querrá apostar por una carrera que cuesta millones de euros a un equipo como, por ejemplo, el de Carlos Sainz, Volkswagen, y que tiene tan escasas garantías de que se lleve a cabo, como ha quedado demostrado en esta edición.

La amenaza terrorista que ponía en peligro el paso de la caravana del Dakar por Mauritania, donde debían transcurrir ocho de las 15 etapas de la 30ª edición del raid africano, ha pesado demasiado. La disputa de la carrera ya estaba en el aire desde la tarde del jueves, y a mediodía de ayer, ASO, empresa que organiza el Dakar , anunciaba de forma oficial la cancelación de la prueba al no estar garantizada las seguridad de sus participantes.

«Teniendo en cuenta las actuales tensiones políticas internacionales; el asesinato de cuatro turistas franceses ocurrido el 24 de diciembre pasado, acto relacionado con un brazo de Al Qaeda en el Magreb Islámico, y, sobre todo, las amenazas proferidas contra la carrera por grupos terroristas, ASO no puede pensar en otra decisión razonable que no sea la anulación de la prueba deportiva», podía leerse en el comunicado facilitado por la organización.

Los responsables de la mítica prueba lamentaban que estas amenazas terroristas «hayan afectado un año de trabajo, de compromiso y de pasión de todos los participantes y de los diferentes actores del más grande rally del mundo», aunque aseguraban en el mismo comunicado que el futuro del Dakar no está en peligro: «El Dakar es un símbolo, y nada puede destruir los símbolos. La anulación de 2008 no pone en duda el futuro del Dakar ».

Las amenazas

En años anteriores ha habido atentados, pilotos fallecidos, muertos incluso por disparos de bandas de asaltantes. En el Dakar siempre han existido tiroteos, robos, pero lo de esta vez ha debido de ser mucho más grave, ya que incluso los organizadores han hablado directamente con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que ha desaconsejado la salida del rally.

Las últimas especulaciones apuntan a un mensaje de Al Qaeda contra las autoridades mauritanas por colaborar con «cruzados, apóstatas y no creyentes» y, al parecer, los servicios secretos franceses alertaron a su Gobierno de que la red terrorista pretendía atacar a los participantes con lanza misiles.

Enormes pérdidas

La organización tenía ya en terreno mauritano avanzadillas que estaban viendo el recorrido, la infraestructura montada, los reavituallamientos de combustible, la comida para todos los participantes durante 15 días... Un sinfín de detalles imposible de cuantificar, pero que unido a la preparación de los equipos participantes arrojará unas pérdidas de cientos de millones de euros que nadie va a reembolsar a los perjudicados. Entre ellos hay muchos aficionados españoles que corren el Dakar hipotecándose y que van a perder toda su inversión. Una catástrofe para todos, con los organizadores a la cabeza, que han puesto ahora sus miras en organizar un 'Dakar' en suelo argentino en el futuro, olvidándose de atravesar África.