Stevie manda

El Caja Rioja, liderado por un Johnson genial, destroza al Alimentos de Palencia en el Palacio

PABLO ÁLVAREZ
PARA ABAJO. Wells se cuelga ante la mirada de Chufi/ DIAZ URIEL/
PARA ABAJO. Wells se cuelga ante la mirada de Chufi/ DIAZ URIEL

A los grandes jugadores les ponen los retos. Normalmente lo hacen bien, porque está en sus genes, pero llega un día en que, de pronto, se visten de largo. Cuando se presenta el play off, la final, el desempate. O cuando, por ejemplo, se planta enfrente un jugador que les desafía: veamos quién es mejor.

Ayer, a Stevie Johnson, uno de los mejores 'cuatros' de esta liga, se le plantaba delante el dominicano Edward Santana, otro que tal. La reacción del de Mississippi fue digna de contemplar: literalmente borró de la pista a Santana, y con él se difuminó el Palencia.

Fue el gran día de Stevie. 32 puntos casi sin fallo -igualando la máxima anotación de un jugador del Caja Rioja- y 11 rebotes, 54 de ellos en ataque. Más de un punto por minuto, y una labor defensiva excelsa durante los 31 minutos que estuvo en cancha.

Con el liderazgo de Johnson, el Caja Rioja despegó en el Palacio. Hasta este año los riojanos nunca habían conseguido superar a los palentinos en partido oficial. Ayer, sin embargo, demostraron en la cancha la diferencia que hay entre un equipo y un montón de jugadores. Que no es lo mismo.

Palencia es un caudal de talento desaprovechado. Hay en la escuadra castellana mucho jugadorazo que tendría protagonismo en cualquier equipo. No sólo Santana, sino los bases Berry o Maio, los aleros Stanton y Bouldin... Pero les falta disciplina por todas partes. Ayer, por ejemplo, el Palencia sólo fue capaz de mantener los brazos arriba en defensa durante el primer cuarto: su zona sorprendió al Caja de inicio, cerrando los pases al interior. Y más cuando el Caja, como viene siendo costumbre, fallaba opciones muy claras desde el triple. Así las cosas, el primer cuarto fue, como de costumbre, para el rival.

Aparece Johnson

Aunque no por mucho (16-20) porque la defensa cajera sí funcionaba. Sin embargo, cuando en el segundo cuarto el Caja empezó a anotar con frecuencia, al Palencia se le acabó la confianza, y con ella la disciplina. Johnson fue un aluvión en el segundo parcial: 11 puntos suyos sin más fallo que un tiro libre pusieron un parcial de 16-3 en apenas 4 minutos, para llevar la primera gran ventaja del Clavijo al marcador: 35-23 en el minuto 18.

Luego, tras el descanso, el festival Johnson continuó con otros 11 puntos, incluyendo algún triple. Mientras, en el banquillo visitante se veían cosas curiosas: Salvo pide un tiempo muerto, le dice a Santana que lo va a quitar (llevaba 2 faltas en el segundo cuarto) y el dominicano pasa de todo, abandona el círculo y se va al banco, pese a que Salvo le llama por dos veces.

Así iban las cosas: El Caja Rioja, guiado por Johnson en ataque pero con una labor colectiva encomiable en defensa, iba sumando puntito a puntito, mientras el Palencia daba la versión baloncestística del 'sálvese quien pueda': el primero que llega se la tira, y aquí paz y después gloria.

El Caja supo jugar con paciencia para acabar ahondando en la ventaja con Johnson y Chufi en el último cuarto. Sólo el portugués Coelho evitó un hoyo mayor al final del partido. Pero no tapó la evidencia: el Clavijo recuperó sus señas del inicio de la temporada. Y eso le hace un equipo grande.