El Mercado de los Pimientos abre hoy bajo la pérgola de Joaquín Elizalde

Los agricultores ofertan sus productos en un punto desplazado 50 metros respecto al lugar anterior y protegidos ante la lluvia

LA RIOJA
El concejal de Comercio, en la rueda de prensa que ofreció ayer en la plaza Joaquín Elizalde. /J. MARÍN/
El concejal de Comercio, en la rueda de prensa que ofreció ayer en la plaza Joaquín Elizalde. /J. MARÍN

Desde hoy es posible comprar pimientos, tomates, guindillas y ajos a los agricultores que los cultivan en pleno centro de la capital. No es una novedad, pasa cada año en la Plaza Joaquín Elizalde todos los martes y los viernes de los meses de septiembre, octubre y noviembre, excepto los comprendidos en la semana de San Mateo.

Lo nuevo de este año es que los puestos se colocarán a cincuenta metros de lo que ha sido su ubicación en los últimos años. Salen de la zona de arbolado junto al parque infantil y pasan la calzada para instalarse justo detrás del Hospital San Millán. Allí podrán situarse bajo la pérgola resultante de la supresión del antiguo bar y los servicios públicos, de manera que el tejadillo preste cobijo a los productores en el caso de mal tiempo.

En este espacio que ha proporcionado la demolición del bar, que permanecía cerrado desde hacía tiempo, y de unos servicios públicos, se han dibujado líneas para colocar treinta y seis puestos. En cualquier caso, si fuese necesario la plaza cuenta con sitio suficiente para la colocación de más vendedores y no se descarta tampoco el uso de toldos.

De este modo, el mercado volverá desde hoy a prestar su animación a un barrio que ha sentido la marcha de buena parte de los servicios del Hospital San Millán y que busca un motor que lo dinamice. Aunque se llegó a plantear el traslado del tradicional mercado a otra zona de la ciudad, finalmente se ha mantenido con las novedades introducidas y otras que se incluirían en el caso de detectarse su conveniencia, según comentó ayer el concejal responsable de Comercio, Carmelo Cabezón.

Para el mejor desarrollo de las acciones de carga y descarga, no se descarta el cierre de uno de los carriles de circulación de la calle, adelantó también el edil, quien se desplazó a la Plaza Joaquín Elizalde para mostrar la nueva ubicación y el aspecto de la pérgola tras la desaparición del bar y los servicios existentes.