«Empezó mi abuelo y yo soy la tercera generación»

Los 'ahorcaditos' de la pastelería Isidro son uno de los reclamos más populares de Santo Domingo de la Calzada

N.AYALA

Ana Hurtado es una técnico de prevención de riesgos laborales. que se ha mudado desde Madrid, a Santo Domingo de la Calzada para continuar con el negocio familiar de la pastelería Isidro.

-¿De quién fue la iniciativa de montar una pastelería?

-De mi abuelo Isidro. El negocio siempre ha estado ubicado en el mismo enclave de la calle Pinar y ha pasado de generación en generación. Después de mi padre, mi hermano y yo somos la tercera generación.

- ¿Siempre se has dedicado a trabajar en la pastelería?

- No siempre. Soy técnico para la prevención de riesgos laborales y me he vuelto de Madrid para hacerme cargo del negocio. Mi hermano siempre lo tuvo claro, porque estudió en la Escuela de Hostelería y ha hecho varios cursos de pastelería.

- En la pastelería preparan los famosos 'ahorcaditos'. ¿Cómo surgió la idea?

- Al principio los hacía mi abuelo y después hubo un parón (creemos que fue durante la Guerra porque escasearon las almendras) hasta que mi padre rescató la receta en el recetario de mi abuelo y los volvimos a comercializar.

-¿Cuáles son los ingredientes?

-Están hechos de hojaldre y rellenos de crema de almendra y tienen la forma de una concha con una figura humana en el centro que simboliza el ahorcado del milagro del Santo.

- ¿Les piden encargos desde otros lugares geográficos?

-Sí, además de los 'ahorcaditos' que vendemos en la pastelería, recibimos encargos desde Barcelona, por ejemplo. A menudo lo hacen de forma privada, hay un hombre que suele encargarnos dos o tres cajas cada vez que llama. Nosotros los enviamos por mensajería; además, como están rellenos de crema de almendras que no lleva huevo, se conservan muy bien durante el viaje y no se estropean.

Fotos

Vídeos