La mitad de los objetos defectuosos vienen de Asia

YOLANDA VEIGA
Productos de Mattel considerados peligrosos. / AP/
Productos de Mattel considerados peligrosos. / AP

Centenares de juguetes, pequeños electrodomésticos, herramientas y otros objetos, la mitad de ellos fabricados en Asia, fueron retirados del mercado en el 2006 porque sus piezas pequeñas, aristas cortantes o cables mal sujetos, entre otras deficiencias, suponían un riesgo para el consumidor.

La voz de alarma la dan las comunidades autónomas, y el Instituto Nacional de Consumo se encarga de difundir el listado de productos de riesgo por todo el país. «La alerta se produce a raíz de las inspecciones que llevan a cabo los gobiernos autonómicos, o por denuncias de particulares, o por accidentes, aunque muchas veces son las propias empresas -como en el caso de Mattel, que ordenó el martes la retirada de 18 millones de juguetes, 500.000 en España, tras comprobar que contenían elevados niveles de plomo o piezas demasiado pequeñas- las que avisan», explica Paloma Deleuze, consejera técnica del Instituto Nacional de Consumo.

Este mismo sistema se aplica a nivel europeo, de manera que las notificaciones por productos defectuosos detectados en un país se comunican rápidamente al resto -en el caso de Mattel el aviso se dio a las autoridades británicas, que informaron a la Comisión Europea y ésta a todos sus miembros, aunque ayer la Confederación de Consumidores y Usuarios denunció que en algunas jugueterías continuaban aún a la venta algunos de los juguetes peligrosos-.

Entonces, comienza a funcionar el engranaje y se restringe la comercialización del artículo. De total de artículos alertados en España en 2006, más de una cuarta parte eran juguetes, la mayoría peluches y muñecos con sonidos, artículos con ventosas que contenían piezas pequeñas o puntas punzantes que suponían un riesgo grave de asfixia y cortes.