Unos 20.000 litros de vino "llovieron" en la batalla del vino de Haro

El Ayuntamiento de Haro aportó a la "batalla" casi 5.000 litros de vino como munición; mientras que las tres peñas jarreras -Iturri, Cachondeo y Los Veteranos- pusieron la animación y la música a través de las charangas.

EFE HAROLA RIOJA
Unos 20.000 litros de vino "llovieron" en la batalla del vino de Haro

Unos veinte mil litros de vino "llovieron" hoy en la tradicional "batalla del vino" de Haro, que tuvo como escenario los Riscos de Bilibio y en la que participaron unas dos mil personas, según los datos facilitados a EFE por la Policía Local.

Botas de vino, sulfatadoras, garrafas, calderos y pistolas recargables fueron las armas más utilizadas en esta batalla "incruenta", que duró unas dos horas y a la que acudieron menos personas que en otras ocasiones al celebrarse hoy, siempre el 29 de junio, en un viernes y no en fin de semana, que atrae a más público.

El Ayuntamiento de Haro aportó a la "batalla" casi 5.000 litros de vino como munición; mientras que las tres peñas jarreras -Iturri, Cachondeo y Los Veteranos- pusieron la animación y la música a través de las charangas.

Todo valió en esta "batalla", en la que se lanzó vino como si se tratara de confeti o de cintas de colores; y entre cuyos asistentes destacó el ambiente familiar, así como el protagonizado por los jóvenes, los niños y las personas más mayores, quienes iniciaron la "guerra" tras el disparo del chupinazo.

También participó un grupo de seis periodistas norteamericanos, quienes participan en un programa de promoción de los vinos de Rioja en Estados Unidos, organizado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja.

Esta campaña de promoción de Rioja en Estados Unidos, denominada "Rioja vibrante", intenta transmitir al consumidor esa "pasión" con que se vive en La Rioja el mundo del vino, de lo que es un ejemplo la "batalla del vino" de Haro.

El regidor síndico jarrero, José Ignacio Asenjo, colocó el pendón de la ciudad en la ermita de San Felices de Bilibio, eremita del siglo V que habitó en los riscos de su nombre, a unos seis kilómetros de Haro; y a la que se acude hoy, fecha de su fiesta.

La tradición relata que en esta "batalla del vino" se toma posesión de los riscos para que quede clara la propiedad de Haro sobre ellos y nunca prescriban sus derechos, adquiridos en "buena lid" tras largos pleitos medievales con la vecina ciudad burgalesa de Miranda de Ebro.

Una vez finalizada la "batalla", los asistentes almuerzan y descienden a Haro, donde el regidor síndico y el prior de la Cofradía de San Felices, Iván Rodero, lanzan un cohete en la calle Navarra y empiezan las "vueltas", que rodean la plaza de la Paz y llegan hasta las inmediaciones de la plaza de toros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos