Un recurso bajo amenaza

Más de la mitad de los cinco millones de lagos que quedan en el mundo están amenazados. Los europeos de alta montaña -y por tanto alejados de la actividad humana- no se libran. La organización conservacionista independiente Earth Policy Institute ha detectado en sus aguas partículas de sulfuro, nitrógeno y metales pesados, agentes contaminantes que también ha encontrado en sus peces y sedimentos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate