SAÚL CRAVIOTTO RIVERO

PIRAGÜISMO

Oros, plata y bronce de ley
Saúl Craviotto realiza el saque de honor en el reciente Sporting-Barcelona. :: efe
Saúl Craviotto realiza el saque de honor en el reciente Sporting-Barcelona. :: efe

Saúl Craviotto, un catalán de Lleida afincado en Gijón, se ha familiarizado con los podios. Ha subido a ellos en siete Mundiales, en cuatro Europeos y, sobre todo, en otros cuatro Juegos Olímpicos: oro en Pekín'2008 en K2 500 metros, plata en Londres'2012 en K1 200 metros y oro en K2 y bronce en K1 en Río, en ambos casos en 200 metros. Todo ello en el plazo de ocho años. Tal vez por esto su primera declaración es desconcertante: «Las medallas no me han cambiado mucho la vida. Intento mantener la rutina de siempre, entre otras cosas porque tengo una hija de dos años». Valentina, como se llama la niña, reclama su tiempo, claro. Pero el discurso entra pronto en matices. «Hombre, con la medalla de Pekín me llegaron más patrocinadores, sí». Y no solo eso. «La verdad es que me llaman para muchos actos, recepciones... Hasta mediados de enero tengo la agenda completa, casi apenas unos días libres». Craviotto, que colabora además en desfiles solidarios, compagina este ir y venir con sus entrenamientos y su trabajo como policía nacional. Él y el resto de hombres de ley que compiten a nivel internacional encuentran el respaldo del Consejo Superior de Deportes, que les facilita tiempo para entrenamientos y competiciones. Para policía quiere preparase también su compañero en Río, Cristian Toro, que, a diferencia de Saúl Craviotto, se encuentra ahora sin patrocinios. Con el colchón, eso sí, de los 75.000 euros de la medalla, la beca del plan ADO y ayudas de la Xunta de Galicia.