MARCUS COOPER WALZ

PIRAGÜISMO

«El cambio de vida ha sido radical»
Marcus Walz posa feliz con su novia momentos después de ganar el oro. :: efe
Marcus Walz posa feliz con su novia momentos después de ganar el oro. :: efe

El nombre y los apellidos delatan su origen anglosajón; su físico y su rubio intenso, también. El piragüista Marcus Cooper Walz nació en Oxford hace 22 años de padre inglés y madre alemana, pero se siente «orgulloso» de ser español. Lo es desde los tres meses de edad, cuando su madre se lo llevó con ella a vivir a Mallorca. Doce años después aquel bebé comenzó a practicar el remo en el club de Porto Petro de la isla balear. Y hasta hoy. Su medalla de oro en los 1.000 metros de K1 ha coronado todos estos años de sudor salado en aguas del Mediterráneo y le ha abierto los ojos a un mundo prometedor. «Todo me ha cambiado de forma radical. Ahora tengo más patrocinadores, sales en los periódicos y me llaman para homenajes, recibimientos, entrevistas...». Otro, u otra, huiría de tanto ajetreo. Marcus no. «No, no, esta dinámica no me agobia para nada. Al contrario, estoy encantado». ¿Y no añora algo de la tranquilidad anterior? «No echo nada en falta; cuando no puedo asistir a un acto no voy y ya está. Todo perfecto». Y más que el joven campeón olímpico espera que esté. Porque el éxito en Río le ha mostrado el camino. Walz fue tercero en el Mundial de 2014 en K1 500 metros y segundo hace un año en la misma distancia de K2, pero las expectativas propias no le situaban en lo más alto del podio de Brasil. Eso va a cambiar. «El oro va a hacer también que enfoque nuevos objetivos. A partir de ahora voy a salir siempre a ganar».