larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 10 / 28 || Mañana 13 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Dando la cara al casco antiguo

CALAHORRA

Dando la cara al casco antiguo

Emilio y Ana han restaurado su casa familiar en Calahorra, por la que han pasado cuatro generaciones

02.12.13 - 00:38 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Entrar en la casa de Emilio y Ana es adentrarse en la vida calagurritana de hace décadas, quizás siglos. Estos dos calagurritanos afincados en San Sebastián han ido reformando, poco a poco, la casa de los bisabuelos de ella, donde también vivieron sus abuelos y sus padres y donde ella pasó toda su vida antes de irse a vivir al País Vasco.

La casa, que data de 1751, se ha ido rehabilitando con los años aprovechando los materiales originales y dando un resultado digno de ver. Pero lo más curioso de esta vivienda está en su ubicación, casi en los límites de la ciudad con el río, en la calle Tenerías, se encuentra en una de las zonas más profundas del casco antiguo calagurritano.

«Aún hay gente de Calahorra que cuando me ve por el centro me pregunta eso de ¿pero aún vives allá abajo?», dice Ana, que asegura que nunca se ha planteado vivir en otro sitio.

Ellos han accedido a enseñar su casa con el único objetivo de que alguien se plantee la posibilidad de vivir en esta zona de la ciudad.

Lo que para algunos sería la única desventaja de la vivienda para ellos es su mayor virtud. «Fíjate, estamos casi en el río», dice Ana mientras pasea por el jardín que en verano se convierte en el corazón de la casa y donde se asan igual chuletillas que chicharros.

Desde sus ventanas se pueden ver cuatro de los monumentos más emblemáticos de la ciudad: el convento del Carmen, la catedral, San Andrés y en convento de San José dan los buenos días a esta pareja cada mañana.

Emilio es el presidente de la Casa de La Rioja en Guipúzcoa. «La única forma de mantener el casco antiguo de la ciudad es volver a habitarlo, si no se nos va a ir cayendo a pedazos. Los calagurritanos viven de espalda a su historia y a sus raíces», comenta. Ellos creen que es la única forma de que el barrio más antiguo de la ciudad pueda sobrevivir.

Y es que eso es su casa: historia, raíces y algo de trabajo. Eso fue todo lo que supuso volver a sacar la fachada original. «Ana se acordaba que era de piedra y en vez de darle una mano de pintura, la fuimos sacando poco a poco», explica Emilio.

Y así, poco a poco, su casa se ha ido convirtiendo en casi una pieza de etnografía: utensilios de las matanzas, prensas de papel, placas de cocinas antiguas, incluso muebles sacados de los contenedores y bien restaurados dan la bienvenida al visitante en una casa que guarda muchas sorpresas.

Si lo que antes era la cuadra se ha convertido en un bello salón y una bodega donde compartir celebraciones con familia y amigos, el palomar es una acogedora biblioteca donde la historia calagurritana está muy presente.

Ellos han apostado fuerte por el Casco Antiguo esperando que muchos calagurritanos sigan su ejemplo y se enamoren de este barrio.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Dando la cara al casco antiguo
En el salón se han recuperado los suelos, paredes y muebles originales. :: M.F.
Dando la cara al casco antiguo
Una antesala al jardín, la fachada y la biblioteca, alguno de los encantos de esta vivienda. :: M.F.
Dando la cara al casco antiguo
Dando la cara al casco antiguo
De sarao en sarao
Todas las fotos de los saraos riojanos
Visitas a Diario La Rioja
Visita de 2º de la ESO de Sagasta
Acuario
Disfruta del Acuario
Guggenheim
Entradas gratis para el Guggenheim
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.