larioja.com
Martes, 23 septiembre 2014
cubierto
Hoy 15 / 21 || Mañana 9 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El acusado de agresión sexual niega que propinara palizas a su expareja

REGIÓN

El acusado de agresión sexual niega que propinara palizas a su expareja

El Ministerio Fiscal solicita 10 años de prisión y la acusación particular eleva su pena hasta los 16 años

10.09.13 - 00:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Versiones completamente contrapuestas. El acusado por la Fiscalía de dos delitos de lesiones leves en el ámbito doméstico (hasta cinco según la acusación particular), de un delito de maltrato habitual y de uno de agresión sexual, que sería continuado para la acusación de parte, negó que pegara a su pareja, mientras que ésta insistió en que recibía palizas de una forma cada vez más frecuente.

El Ministerio Fiscal pide para el hombre diez años de prisión, mientras que la acusación privada solicita hasta dieciséis y, su defensa, la libre absolución.

Durante su declaración, el acusado recordó que mantuvo una relación de tres años con su novia, veraneante en su localidad, y que, una vez iniciado el noviazgo, tras el verano, ésta volvió a Bilbao, donde residía, pero meses después dejó los estudios y regresó para convivir con él, primero en la casa de sus padres, luego en otra de la familia de ella, y por fin en dos pisos de alquiler hasta que, por problemas económicos, volvieron a vivir cada uno en su casa.

Rechazó que la amenazara con prender fuego a la casa con su familia dentro, que le pusiera el ojo morado o que maltratara a su gato. «No tenía motivos para estar celoso, estaba muy orgulloso. Lo había dejado todo para estar conmigo. La celosa era ella por mi trabajo en la piscina», declaró, para añadir que la que no se valoraba era la mujer.

Indicó también que él dejó de ir a su chamizo porque a ella no le gustaba que lo hiciera, que también abandonó el gimnasio y que incluso prescindió de fumar porque así lo acordaron.

Una bofetada, en el instituto

La chica, por su parte, que tenía 18 años cuando dejó sus estudios para vivir con el acusado, afirmó tras un biombo que, antes de trasladarse a vivir con él, mientras aún estudiaba en Bilbao, ya recibió una bofetada cuando, tras ir a buscarla a su instituto, la encontró maquillada. «Lloró, me pidió perdón y lo perdoné», explicó. Aunque supo de una denuncia de una pareja anterior, también conoció que ésta la había retirado. «No quería juzgarle», contó.

«No le gustaba mi trabajo de camarera y él siempre tenía que ir. Como miraba mal a los que me miraban, a los del bar no les gustaba que estuviera», relató, para referir que tras los episodios violentos, «primero lloraba, pero después dejó de hacerlo para echarme la culpa a mí, pero sentía que, sin él, no podía hacer una vida».

Las partes, a preguntas de los letrados, relataron casos concretos de días señalados, el último, tras un cumpleaños de la madre de él. Si él afirmó que fue ella la que insistió en mantener relaciones sexuales, ella aseguró que le pegó y que «al final me tuve que dejar». Tras ellos, prestaron declaración los testigos tanto de la Fiscalía como de la defensa. Hoy continúa la sesión.

En Tuenti
El acusado de agresión sexual niega que propinara palizas a su expareja
El acusado, en el banquillo de la Audiencia Provincial al inicio de la sesión. :: MIGUEL HERREROS
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.