larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 11 / 19 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Hacia un español «más terrenal»

CULTURA

Hacia un español «más terrenal»

27.06.13 - 00:36 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Hacia un español «más terrenal»
Debate. Juan Carlos Jiménez, Javier Noya y Guillermo Fernández de Soto participan ayer en la mesa redonda. :: NEWS PHOTOPRESS

Dejemos de hablar de Cervantes. Dejemos de hablar de Octavio Paz, de Jorge Luis Borges, de Federico García Lorca, de Carlos Fuentes, de Gonzalo de Berceo. Dejemos de hablar de ellos, siquiera por un momento. «La comunidad latinoamericana ha estado muy unida por su literatura, pero hoy deberíamos buscar que el español se convierta en algo más práctico, más terrenal, más transitable». Las palabras de Guillermo Fernández de Soto, director general para Europa de CAF (Banco de Desarrollo de América Latina), sonaron casi revolucionarias, pero trataban de abrir un horizonte hasta la fecha poco explorado. El español debería ser algo más que el viejo idioma de Cervantes. Ahí está su futuro y ahí está también el nuestro, el de sus 500 millones de hablantes. «Deberíamos desarrollarlo de una manera más ambiciosa en el campo de la innovación y del conocimiento», subrayó Fernández de Soto.

El director para Europa de CAF dejó un ejemplo: «No hay duda del factor multiplicador que supone compartir una lengua, aunque sea difícil validar una cifra exacta. El idioma y las similitudes culturales deberían ser un puente feliz con Iberoamérica no sólo para las grandes empresas de infraestructuras y de minería, sino también para las pymes que afrontan inversiones de mucho menor tamaño». Y advirtió: «El incremento de la clase media en la región hará que pronto crezca la demanda de productos más innovadores y de mayor calidad».

Todos los ponentes, en mayor o menor medida, apremiaron a las instituciones a descender del parnaso a la calculadora. García Márquez y Vargas Llosa se defienden solos, pero la gente de hoy quiere aprender español por ser un idioma útil. Javier Noya, investigador del Real Instituto Elcano y director del Observatorio Marca España, sugirió incluso un cambio en el propio nombre del Instituto Cervantes: «Ha hecho una magnífica labor, sí, pero ahora necesitamos ordeñar al español, explotarlo comercialmente. Y no solo como una lengua con una gran literatura, sino útil para los negocios. Cervantes remite al pasado; ahora debemos esforzarnos por hacer del español una lengua de la ciencia, de la empresa, de la innovación». Una cifra aportada por el moderador, Fernando Rodríguez Lafuente, ayudó a entender sus palabras: «En las universidades elitistas de la Costa Este de los Estados Unidos, siete de cada diez estudiantes habían escogido el español como segunda lengua. Los otros tres se los repartían el francés, el italiano, el alemán, el árabe, el chino... ¿Por qué? En sus respuestas nadie mencionó la literatura. Todos definieron al español como una lengua práctica para los negocios y útil para encontrar trabajo».

Se trata entonces de aprovechar las potencialidades del español y de combatir las amenazas. Una tarea que no sólo depende de la patria original de Cervantes. «El español es nuestro pero no solo nuestro», puntualizó el embajador José Ángel López Jorrín, director de la Oficina del Alto Comisionado de la Marca España. «No demos ni un paso sin Iberoamérica. Ni sin Estados Unidos. Ni sin Brasil», redobló Fernando R. Lafuente.

La mesa redonda, organizada por Futuro en Español y patrocinada por CAF, Iberdrola, Gobierno de La Rioja y Ayuntamiento de Logroño, dejó caer un guante que ahora deben recoger las instituciones culturales y políticas de ambos mundos. El idioma no es un vaporoso universo de verbos, nombres y adjetivos; es un recurso contante y sonante. Baste con meditar un poco con una de las cifras que aportó el economista Juan Carlos Jiménez, coautor del libro 'El valor económico del español': «Las industrias culturales en español aportan algo más del 3% del PIB. Más de 30.000 millones de euros. Por una agujero parecido España tuvo que ser rescatada hace un año».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
--%>
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.