larioja.com
Martes, 29 julio 2014
claros
Hoy 14 / 22 || Mañana 12 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Ideas sin crédito

la rioja

Ideas sin crédito

Tres firmas riojanas relatan las dificultades reales para acceder a una financiación y poner en marcha nuevas líneas de negocio

12.05.13 - 01:19 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Estamos ahogados financieramente». «Hemos tirado de recursos propios para crecer y ahora tenemos una línea de negocio nueva con un potencial mundial, pero no logramos financiación». Andrés Salcedo, director comercial de una compañía con una docena de empleados que, originariamente dedicada a la compra venta de barricas nuevas y usadas, tuvo que improvisar para buscar nuevas líneas de negocio: «Las bodegas, con la crisis, renuevan menos su parque de madera y en el 2011 lanzamos una nueva línea de negocio ecológica, 'Decobarrel', para fabricar mobiliario con la madera sobrante de las barricas». «Nos está yendo bien -continúa- con tiendas 'on line' y exportaciones a Reino Unido, Alemania, Nueva Zelanda, Bélgica, Canadá y ya con algún distribuidor físico en Reino Unido; eso nos ha permitido crecer como empresa y, sobre todo, llevar nuestro negocio al exterior». Sin embargo, la empresa preparó simultáneamente otra nueva línea de negocio, 'Cookinwood', con la que espera crecer hasta los 50 empleados en los próximos cinco años, basada en la comercialización de 'chips' gastronómicos para barbacoas y hornos eléctricos: «Tenemos experiencia 'on line', contactos para la distribución mundial, el producto y el 'packaging' terminado, pero nos falta financiación». Son 300.000 euros que desde hace un año buscan, pero no han conseguido por ningún lado de momento: «Todo lo hicimos nosotros, la maquinaria, el diseño, el envasado, en este caso gracias a Ochoa Impresores, que se portó de maravilla porque creyó en nosotros, y ahora necesitamos un impulso financiero que no tenemos para comercializar el producto».

La situación del crédito en España, pese a que el Banco Central Europeo dejó el euribor en mínimos históricos la semana pasada (0,5%), es un problema casi endémico: «No hay crédito, pero tampoco hay casi demanda para nuevas inversiones; la que hay es para refinanciaciones, efectivamente, con problemas de acceso y a intereses muy elevados», opina Ángel Martínez Lledó, socio propietario de la consultora Acofirma: «En los primeros años de la crisis, las empresas se dieron de bruces con que el grifo bancario estaba agotado y no entendían nada de lo que estaba pasando, pero en los dos últimos años, con un consumo interno tan parado, apenas hay renovación de equipos e inversiones y las empresas se limitan a optimizar la capacidad de producción que tienen y a intentar refinanciar las inversiones que acometieron años atrás y que se vieron frustradas por la crisis».

Los datos oficiales

En cualquier caso, la última encuesta del Banco Central Europeo revela que el mayor problema, a la par que la búsqueda de nuevos clientes, para las empresas españolas sigue siendo el acceso a financiación: así lo es para el 25% de las pymes (por el 16% en la zona euro). Además el 34% de las empresas españolas cree que el acceso al crédito se ha endurecido en los últimos meses (22% en el conjunto de Europa) y, sobre todo, el crédito tiene un sobrecoste adicional en España respecto a la Eurozona: según el BCE, en febrero pasado las pymes españolas, con el euribor en mínimos, pagaban el 5,17% de interés por sus créditos [aunque los no hipotecarios están claramente más altos] por el 3,83% del conjunto europeo y el 2,92% de Alemania. Es decir, que para una pyme española financiarse es un 77% más caro que para una alemana.

Volviendo al día a día, la firma que promueve 'Cookinwood' facturó el año pasado 1,2 millones de euros y cuenta con el aval del afamado chef y presidente de la Federación de Cocineros y Reposteros de España (Facyre), Mario Sandoval, para su proyecto. El cocinero quiere promocionar los 'chips' aromáticos para la alta cocina (al vino tinto, al sherry, güisqui, brandy.) que fabrica la empresa riojana a través de la asociación: «Ya estamos exportando y estamos hablando con Weber, el mayor fabricante de barbacoas del mundo, y con Fornetto, líder en hornos eléctricos, pero llevamos un año detrás de los bancos y es imposible», indica Andrés Salcedo. «Necesitamos liquidez para ir a ferias internacionales, presentaciones de producto en todo el mundo, pero tanto Iberaval, como La Caixa, Bantierra o el Santander, por decir algunos nombres, nos han cerrado la puerta». El director comercial de 'Cookinwood' es rotundo: «Sí, el proyecto peligra, y estoy convencido de que es la mejor línea de negocio que tenemos, con posibilidades claras de ampliación y generación de empleo».

Una autoescuela

En una escala menor, José de Pin, propietario de Autoescuela 'dpin', con una experiencia de 20 años, dueño desde hace 15 de su propio autoescuela, primero con socios y en solitario desde hace casi cuatro años, recurrió a sus entidades financieras habituales para comprar un local y dejar el alquiler. «Me dieron el 'portazo'; quería un hipotecario por unos 100.000 euros y Bantierra, con la que trabajaba profesionalmente, sólo me cubría el 50%». «Ibercaja -continúa-, con la que tenía las cuentas familiares, tampoco pasaba del 50% y el BBVA me pedía una barbaridad de intereses».

Casi había renunciado, cuando por Internet accedió a una oferta de Barklays: «Me cubría los 100.000 euros, al 3,7% de interés para un hipotecario, pero he tenido que avalar con el propio local y con una vivienda familiar». José de Pin tiene claro que «la confianza es cero en el empresario hoy en día, en el emprendedor, y si no avalas con tus propiedades olvídate del crédito porque no lo hay».

Los videojuegos

César López es el estereotipo del perfil emprendedor. Informático con doce años de experiencia, decidió, con José Miguel Gómez como socio, trabajar por su cuenta. Había desarrollado ya con éxito aplicaciones para móvil y se lanzaron de lleno a por los videojuegos: «Esto es como los libros; queremos comenzar con una aplicación de un videojuego y venderla muchas veces». Ambos crearon 'Funapps' y, gracias al Gobierno de La Rioja se instalaron en La Fombera para dejar de trabajar desde sus casas. «Comenzar es fácil, la informática requiere una inversión mínima en equipos y lo demás es trabajo; lo complicado viene después».

En este sentido, César López tiene entre manos una 'app', 'Wine Ville', basada en un videojuego para la plataforma de Apple en la que el protagonista hereda unas viñas, deja la ciudad y se hace viticultor y bodeguero: «Está pensada para EEUU, sobre todo porque creemos que es el mercado principal del videojuego, pero este mundo es global y, puede adaptarse a cada país o incluso a cada mercado de vino».

Estos dos emprendedores necesitan 100.000 euros para desarrollar el proyecto, pero no los han encontrado, por ahora, en los bancos: «Enysa, la Empresa Nacional de Innovación, nos financiaría hasta 75.000 euros, pero nos faltan 25.000». Tampoco las familias están para 'alegrías': «Piensas en tus padres, pero, coño, las familias están como están y no te puedes plantear ponerlos como avalistas con sus viviendas y arrastrarlos a un desahucio... y, luego en mi banco, pero cuando fui me dijeron que el dinero era para pagarnos las nóminas». «Y no les falta razón -agrega-, pero ese es nuestro negocio; lo que necesitamos es alguien que confíe y nos financie el año de trabajo que calculamos necesitamos para concluir la 'app'; así es nuestro sector, no hacen falta grandes inversiones, pero lleva mucho tiempo en trabajo».

Casi descartada la convencional línea de crédito bancaria, los dos emprendedores riojanos han abierto una nueva vía: buscar empresas, e incluso particulares que crean en el proyecto y, en pequeñas cantidades, quieran apostar por él. Es lo que en las 'círculos innovadores' denominan crownfunding: «Si conseguimos 100 bodegas que quieran participar en el videojuego a 300 euros cada una, son 30.000 euros», argumenta César López. «Si encuentro un banco y me dan el préstamo, pero me piden el 10% de interés..., pues me quedo sin negocio».

¿No hay ideas o no hay crédito? Es la pregunta. En crisis, la demanda solvente se reduce, pero las restricciones de acceso al crédito tampoco fomentan la creatividad. Lo que está claro es que las medidas 'convencionales' tomadas hasta la fecha tanto por el BCE como por el Banco de España o la banca privada para abrir el grifo no han funcionado.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Ideas sin crédito
Negocio cerrado en Logroño, una estampa habitual en muchas calles de la capital. :: L.R.
Ideas sin crédito
'Cookinwood'. Nueva línea de negocio, con chips aromatizados de barricas como brasas, que Antex quiere lanzar internacionalmente (www.cookinwood.com). :: MIGUEL HERREROS
Ideas sin crédito
Autoescuela dpin. José De Pin ha hipotecado el propio local y una vivienda propia para lograr un crédito y comprar un inmueble para su autoescuela. :: MIGUEL HERREROS
Ideas sin crédito
Fun Apps. César López, emprendedor e informático riojano, busca 100.000 euros para financiar una 'app' de un videojuego sobre vino: 'wwwfunapps.eu' :: JUAN MARÍN
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.