larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 11 / 19 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo

Más deportes

Estás en: > > >
Una Vuelta que rompe con la tradición

DEPORTES

Una Vuelta que rompe con la tradición

31.03.13 - 00:26 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Imaginación al poder. Este es el lema del Club Ciclista Logroñés, entidad organizadora de la Vuelta Ciclista a La Rioja y que año a año se reinventa con el fin de provocar un sentimiento de afinidad entre el deporte y la sociedad riojana. Así desde hace ochenta años, edad de esta sociedad deportiva, que como fruto de madurez, hace un guiño a una de las más arraigadas tradiciones logroñesas como alternar por la Calle Laurel. Será divertido ver el paso de un pelotón ciclista por las angostas callejuelas del Logroño primigenio, apilados en una senda para los elefantes del pedal, como un paso de Semana Santa que a duras penas cabe por determinados espacios. No tendrá nada que ver el ambientillo matinal al de la meta, se parecerá lo mismo que un café con leche y un bollo a una oreja del Perchas, una gilda de La Hez, un champi del Soriano..., aunque alguno quizá decida quedarse a probar la oferta culinaria una vez acabada la carrera en lugar de sorber un apático gel. Este año se sale desde la Plaza del Mercado, otra de las novedades de una carrera que ha tenido hasta ahora en el espacio entre escuadra y cartabón del Ayuntamiento su escenario tradicional de salidas. Desde las 09.00 horas estará la caravana ciclista ambientando el entorno de La Redonda hasta que se dé la salida a las 09.50 horas. Los corredores enfilarán por el cogollo de la ciudad más estrecha, íntima y vecinal para abrirse cuatro kilómetros más adelante al banderazo de salida, a otra costumbre, la del ciclista profesional.

La carrera ha variado notablemente sus señas en la edición 2013. Atrás han quedado las palizas que coqueteaban con los 200 kilómetros y las escaladas duras. No es una traición. La montaña espera, como aguarda la prueba a tener años mejores donde lucirse en todo su esplendor. Este año se ha dado un nuevo toque. Ya es el quinto año que se celebra en formato de un día. Se anunciaron cuatro, y que ya se vería la posibilidad de volver al formato de tres etapas...

Ya se ve. No corren buenos tiempos para la lírica como advertía Coppini y el ciclismo sigue recibiendo golpes, algunos muy bajos. De momento no hay escándalos. Se habla de ciclismo y de ese fantástico retrogusto alimentado por una Vuelta a España, la del 2012, que debe significar un portazo al pasado y un saludo al futuro. Empieza la temporada. Ilusión renovada. Se habla de ciclismo. Se aventuran peleas gordas en las grandes citas. Contador-Froome, Contador-Schleck, Contador-Purito, Purito-Valverde, Valverde-Contador... y se habla de las cimas y ese toque general de 'adornar' las etapas con tachuelas espeluznantes en el último par de kilómetros. Cada individuo conoce una rampa y atesora un recuerdo, aunque sea de juventud, del ahogo en algunos escondrijos del pueblo. Otros, los ya triturados por los kilómetros, miran el monte con mirada sucia, negra, alquitranada. Una lengua de asfalto por aquí, otra por allá y... ¡tachán! otro Sant'Elpidio.

Y no ha habido más remedio que variar el rumbo y poner la brújula mirando a la realidad. La Vuelta a La Rioja ha modificado fechas, recorridos, perfiles y trazados para colocarse en el calendario como una prueba imán en lugar de una carrera hecha por y para amantes del ciclismo.

Menos kilómetros, más suaves y estratégicamente colocada entre el Gran Premio Miguel Induráin y la Vuelta al País Vasco. El pelotón no ha tenido más remedio que mirar a La Rioja. Unos pocos kilómetros entre Estella y Elgoibar y el resultado es palpable. Un Movistar potente y rostros estelares como el de Alejandro Valverde, que acabó ayer cuarto en un GP Miguel Induráin que se llevó el esloveno Simon Spilak, envueltos en un pelotón en el que también hay algún elemento tapado y muchas ganas de darse a conocer. Menos kilómetros equivalentes al adelanto de fechas y con lomas más suaves. El Alto de Valpierre es un accidente geográfico que los profesionales subirán a plato. Nada del otro jueves para un pelotón ávido de kilómetros de competición después de haberse hartado del suplicio del rodillo, las pulsaciones, la cadencia y los vatios en este infernal invierno climatológico para los rodadores.

Y un guiño también al circuito urbano, como ya se innovó el año pasado en la Vuelta a España. Doble paso por la meta de Logroño sobre las 12.20 horas con el que el pelotón recorrerá un trazado ideal para la caza de fugados o para nuevas emboscadas a pocos kilómetros para una meta en la que se prevé una llegada masiva. Esta previsión puede quedar rota por la diferencia de puntos de forma entre los corredores o por el estudio pormenorizado de un recorrido que permitirá maniobras de última hora en la última subida a Entrena, con un recorrido rompepiernas o en la Cuesta de las Bodegas de Alberite antes de lanzarse a meta a toda máquina, dos detalles de insignificancia para un pelotón profesional.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

buscador

Buscador de deportes
buscar
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.