larioja.com
Viernes, 22 agosto 2014
claros
Hoy 13 / 20 || Mañana 11 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Del teatro a los supermercados

CULTURA

Del teatro a los supermercados

08.02.13 - 00:34 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Para teatro revolucionario, el de Darío Fo. Su célebre comedia satírica 'Aquí no paga nadie', visionaria en su día del descontento social a causa de la carestía de la vida, ha vuelto a cobrar plena vigencia casi cuarenta años después y regresa oportunamente a los escenarios actualizada por el propio dramaturgo italiano. Bajo el título '¡Sin paga, nadie paga!', el actor Pablo Carbonell la protagoniza hoy y mañana en el Bretón logroñés.
«Se estrenó en 1974 en la Palazzina Liberty de Milán y se mantuvo en cartel hasta 1980 -recuerda Fo en sus notas-. Cuando debutamos, la historia parecía casi imposible, incluso surrealista; de hecho, contábamos cosas que aún no habían ocurrido». Junto con 'Muerte accidental de un anarquista' (1970), es su título más representado y el argumento es de sobra conocido: un grupo de amas de casa cansadas del encarecimiento de los precios asalta un supermercado y desencadena una corriente de 'compra proletaria' y 'desobediencia civil'.
La cuestión es que meses después ocurrieron en Italia, inmersa en una situación de crisis rampante, actos vandálicos parecidos a aquellos y Fo fue acusado de instigar a la clase obrera con su obra al delito de apropiación indebida. En medio del escándalo, el diario conservador Il Giornale, que años después adquiriría Silvio Berlusconi, pidió la cabeza de Fo, abiertamente situado en el entorno de la izquierda. Autor de ácidas sátiras políticas en las que arremete sin piedad contra el poder, el capitalismo, la mafia y el Vaticano, obtuvo el Nobel en 1997, pero durante años tuvo que soportar la censura y el desprecio de muchos.
Desgraciadamente, la realidad ha vuelto a darle la razón y la crisis económica concede plena actualidad a este clásico contestatario y divertido por igual. En España, los productores Carlos J. Larrañaga y Alicia Álvarez tuvieron el don de la oportunidad al montarlo y estrenarlo en octubre solo un mes después -aseguran que casualmente- de que cuatrocientos miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores, liderados por el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, se llevase a modo de protesta mercancías de Mercadona y Carrefour en Arcos de la Frontera y Écija. Sánchez Gordillo definió la actuación como un caso de «expropiación forzosa» y los alimentos fueron entregados a familias sin techo que ocupaban un bloque de viviendas en Sevilla.
«Resulta impactante ver cómo se repite la historia, siempre con los mismos verdugos y siempre con las mismas víctimas», reflexiona el director del montaje, Gabriel Olivares. De nuevo a sus órdenes, los actores Pablo Carbonell y Carlos Heredia (que el año pasado hacían 'Venecia bajo la nieve') encabezan el reparto con María Isasi, Leire Ruiz e Israel Frías. En todo caso, una propuesta teatral con la risa como producto de primera necesidad: «Que nadie nos impida reírnos de nuestras miserias y de quienes las provocan. Qué mejor homenaje al público y a la cultura (o a lo que han dejado de ella). Era demasiado tentador no mostrar de nuevo la maldad del poder y la ingenuidad del ciudadano».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Del teatro a los supermercados
Pablo Carbonell y Leire Ruiz, en '¡Sin paga, nadie paga!'. :: L.R.
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.