larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
chubascos
Hoy 8 / 13 || Mañana 7 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La crisis contada a los niños

REGIÓN

La crisis contada a los niños

09.12.12 - 00:33 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Últimamente mi padre está muy irritado, se enfada por todo...». Es la frase extractada de una redacción de un niño de 12 años cuyo progenitor se acaba de quedar en el paro. Otra cría de igual edad reflexiona: «La Navidad no será como antes, pero eso no significa que no vayamos a celebrarla ni que no vayamos a estar contentos». Son retazos de pequeñas vidas quebradas por la crisis plasmadas en redacciones colegiales. La situación es complicada para los mayores pero ellos, los niños y adolescentes, son los grandes damnificados. A muchos les quedarán secuelas pero otros muestran ya en sus escritos la necesidad de un nuevo enfoque social donde primen otros valores. ¿Estamos ante el fin de un modelo de sociedad?
Pero empecemos por el principio: ¿La crisis se debe contar a los niños? ¿Cómo decirle a tu hijo que estamos en el paro; que nos van a desahuciar y ya no tienes tu habitación, tu refugio; que no hay regalos de Navidad; incluso, que no hay comida...? Pilar Calvo, psicóloga en el colegio Agustinas de Logroño, y Pedro Vallés, profesor de Compensatoria en el 'Compañía de María', lidian a diario con chavales de toda condición y dan pistas para afrontar estas delicadas circunstancias.
Su experiencia demuestra que los niños son conscientes de la crisis. «La mayoría de las familias está poniendo encima de la mesa lo que están viviendo. Hay mucha presión y no se oculta. Ellos lo entienden y nosotros, como profesores, damos un segundo paso que es cómo pueden ellos colaborar en la casa ante esa situación», explica Pedro. También depende de la edad y de la madurez, dice Pilar: «Los niños deben vivir la realidad de forma que no les genere indefensión, que no se les desproteja». «Hay una parte verbal que es lo que transmitimos en función de la edad para que se comprenda y otra dimensión emocional: cómo comunicar que, a pesar de todo, tenemos fortalezas». «Los adultos debemos sacar nuestras fortalezas para que sean referencia de los chicos y eso hará que desarrollen alternativas y valores. Ya no sirve el individualismo, lo que nos salvará es que todos pongamos lo que tenemos».
«Lo más delicado -explica Pedro Vallés- es el primer momento, pues se vive con mucha tensión. En los padres genera mucha rabia cuando pierdes el empleo y a veces no es contenida, explota en casa y los niños no entienden esas respuestas bruscas». «Hay que decir lo que pasa pero contextualizando, es decir, lo que ha ocurrido no quiere decir que tu padre o tu madre hayan fracasado sino que es una realidad externa que nos afecta a todos. Segundo, desarrollar más la identidad de familia y tercero, buscar vías de colaboración».
Los críos dejan sus pistas en sus escritos: «No hay que ser caprichosos. No querer lo que tienen los demás. Hay que compartir. Aprender a cuidarnos nosotros mismos. Tener más cariño a lo que tenemos. No tirar el pan que sobra...». Ingenuas propuestas pero de gran trasfondo.
La crisis nos envuelve, está en la radio, en la prensa, en la televisión, en casa... «Todos estamos compartiendo un dolor, pero es el momento de salir. Estamos en un momento de transición pero, sobre todo, nos estamos preguntando qué modelo de sociedad queremos a partir de ahora. Trabajar más y por la excelencia, hacer un uso más apropiado de los recursos lejos del consumismo, son algunas respuestas de los chavales», indican el profesor y la psicóloga.
Los colegios -apuntan- están haciendo un gran trabajo, aunque sea silencioso. «Los muchachos llegan a otro ambiente donde hay acogimiento. Y los centros son también un arropamiento para la familia. Si el profesor observa tensión se habla con las familias, y eso reconforta».
Chocar con la realidad
Pero llega la realidad de un desahucio, y ¿qué hacer? Los expertos lo tienen claro: «Salir de tu casa es un trauma y la sociedad que tiene el deber de proteger a ese niño no lo ha hecho y en vez de garantizarle una vivienda le está exponiendo al trauma de perder lo más querido que es donde te sientes más protegido. Eso es ya un trauma y con todos los muchachos que lo han vivido ya no podemos hacer nada. Les hemos infligido un dolor. ¿Se puede superar? En eso estamos». Un consejo general: Es mejor que el menor no viva todo el proceso que conlleva.
¿Ir de la mano de tu madre para recoger una bolsa de alimentos a la parroquia? «Eso es algo que queda grabado en la memoria emocional. Una cosa es la realidad objetiva que no ocultas y otra es que cada vez que expones a ese muchacho a una situación, está teniendo una experiencia emocional y hay una grabación. Hay un dolor. Un niño que está de la mano de su madre pidiendo comida está sintiendo inferioridad». Y queda un colectivo especialmente arriesgado: «En los de 16 a 18 años hay gran desilusión y frustración. Tienen una rabia enorme, desconcierto con la sociedad y gran reivindicación porque ven incoherencias respecto a lo que se les ha prometido».
Estamos en un momento de transición y de readaptación. Y tal vez, como dicen los expertos, la crisis sea una oportunidad para algo mejor. «La crisis se comenta en cualquier asignatura y los niños piden generar otros valores. La etapa de la frustración y de rabia tiene que dar paso ya a la construcción a todos los niveles desde el anciano hasta el niño y el parado: Vamos a construir con otros valores que sumen», reclaman.
«Mi amigo Luis tenía que jugar al fútbol este curso pero como su padre está en el paro no puede. El mundo está fatal con la crisis. ¡Ojalá no sufriéramos tanto!», escribe un crío.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La crisis contada a los niños
Pedro Vallés y Pilar Calvo, en un patio infantil de un colegio de la ciudad. :: DÍAZ URIEL
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.