larioja.com
Miércoles, 23 abril 2014
chubascos
Hoy 6 / 20 || Mañana 9 / 16 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La crisis sumerge en la precariedad a más de 16.000 riojanos desde el año 2007

LA RIOJA

La crisis sumerge en la precariedad a más de 16.000 riojanos desde el año 2007

Un informe de Gestha revela que 138.773 riojanos perciben rentas inferiores a 12.000 euros brutos al año, el 43% de la población

17.11.12 - 01:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La crisis económica continúa sumando damnificados en La Rioja. El último balance es el que presentó ayer el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) en su informe 'Adiós a las clases medias': 138.757 riojanos viven, a día de hoy, en situación de precariedad, 16.109 más que en el año 2007, el primero de la crisis.
¿Qué es vivir en precariedad? Según los técnicos de Hacienda en esa situación se encuentran tanto las familias sin ingresos como los núcleos con rentas anuales inferiores a 12.000 euros brutos. Esos requisitos los reúnen, en La Rioja, 112.695 asalariados y 11.890 autónomos a los que hay que sumar 14.171 adultos que carecen de ingresos. En total, 138.757 adultos sobreviven en la región con ingresos muy limitados, lo que arroja una tasa de precariedad del 43%, siete décimas por debajo de la media nacional (20.640.802 adultos y 43,7%)
Presión fiscal y desigualdad
El informe de Gestha asegura que «desde el 2007 los ingresos de asalariados y autónomos no han dejado de caer» mientras que las rentas altas emplean diferentes mecanismos para «eludir sus pagos al Fisco». Una desigualdad que además se ha visto afectada «por las sucesivas subidas de impuestos y los recortes, que han impactado en el poder adquisitivo de las rentas inferiores a los 33.000 euros».
Ese es un escenario general, compartido para todas las regiones, pero con evidentes diferencias. Así, los vascos son los que mejor encajan los golpes de la crisis al ser la única región que presenta ahora una menor tasa de precariedad (24,1%) que en el 2007 (26%). La Rioja también sale mal en la comparación con su otro vecino del norte, Navarra, en donde el número de familias con rentas escuálidas apenas ha crecido dos décimas y se sitúa más de 20 puntos por debajo (22,2%; 142.527 navarros). En Aragón esa tasa es siete décimas inferior (42,3%) y en Castilla y León -44%- es un punto superior.
El mensaje que, ahora con datos concretos, ofrecen los técnicos de Hacienda es el que, dicen desde las entidades encargadas de atender a los más necesitados, llevan trasladando desde hace tiempo.
Luis Lleyda, director de Cáritas La Rioja, explica que «vienen a confirmar la tendencia que se ha detectado en los últimos años» y que, recuerda, ha obligado a la entidad a redoblar esfuerzos para atender el incremento de la petición de ayuda. «No tenemos datos concretos de este año, pero sí que desde que empezó la crisis hemos triplicado el número de atenciones. Por ejemplo, en un sólo año se pasó de 60.000 a 101.000 usuarios».
Sin un perfil determinado
Desde el Banco de Alimentos de La Rioja, la sensación es similar: ha cambiado el perfil de quien pide ayuda y, además, ha aumentado el número de solicitantes. «Hay más necesitados y son más las organizaciones que nos piden alimentos», explica Joaquín Rodríguez. No todo son datos negativos ya que, explica, «la solidaridad y la ayuda de la gente ha crecido al mismo ritmo que las necesidades y ahora recibimos la colaboración de mucha gente». Eso sí, toda ayuda es poca y Rodríguez reclama «la colaboración de todos los que puedan ayudar».
El cambio que ha registrado el perfil de quien recurre a estas organizaciones ha sufrido un proceso de 'globalización'. Antes, dice Lleyda, «podías reconocerlos». Estereotipos que han calado en el conjunto de la sociedad y que la crisis se ha encargado de dinamitar: «Ahora acude cualquier persona. Es un perfil más normalizado, gente de clase media que quizá nunca pensó encontrarse en esta situación». Recurren, sí, pero en el último momento: «Hay una pobreza vergonzante», asegura Lleyda, «que hace que no lleguen a nosotros a través de, digamos, cauces oficiales, sino a través de su red familiar o gracias al trabajo de nuestros voluntarios... alguno de los cuales también ha pasado de estar ayudando a ser ayudado».
Encontrar una solución al problema es complicado pero los técnicos de Gestha creen que, en el ámbito fiscal, también es posible dar un paso. Por eso, entre otras medidas, recuerdan la necesidad de «reducir la desigualdad entre rentas», por lo que proponen un impuesto sobre la riqueza estatal y dejar de considerar las ganancias patrimoniales especulativas como rentas de ahorro.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.