larioja.com
Sábado, 30 agosto 2014
cubierto
Hoy 17 / 24 || Mañana 15 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Conferencia inaugural 'El valor económico del español'

CULTURA

Conferencia inaugural 'El valor económico del español'

El economista García Delgado señaló los retos ineludibles del español, entre ellos, convertirse en lengua de la ciencia

16.11.12 - 00:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La conferencia inaugural de las Jornadas Futuro en Español la impartió un economista. José Luis García Delgado, catedrático de la Complutense, dirige un ambicioso proyecto de la Fundación Telefónica, que busca analizar el valor económico del castellano. La primera parte de la investigación ha concluido ya, ha cuajado en diez libros publicados y ha arrojado magnitudes de aúpa. Más allá de la consideración de su peso real en la economía española (el 16% del PIB), el estudio subraya la capacidad del idioma común como multiplicador de inversiones y como palanca de intercambios comerciales: «Tener la misma lengua supone tanto como manejar la misma moneda. Reduce muchos costes».
Pero, más allá de los grandes números, García Delgado pidió a los asistentes «huir de la autocomplacencia». El español -desgranó- tiene ante sí cinco retos; cinco desafíos mayúsculos de cuya resolución depende su futuro en el concierto internacional. En primer lugar, debe mejorar su estatus en foros y organizaciones internacionales. Aunque es uno de los seis idiomas oficiales en la ONU, en la práctica su uso resulta muy reducido. Y en la UE ni siquiera llega a eso: las lenguas de trabajo son el inglés, el francés y el alemán.
En segundo lugar, acusa una gran debilidad como lengua de comunicación científica, sobre todo en las ciencias naturales, sociales, bioquímicas y en las ingenierías. «De ello depende el prestigio del idioma», aseguró. Y puso como ejemplo la exclusión del español de las lenguas del sistema europeo de patentes, motivada tanto por ruindades de la política doméstica como por un hecho pavoroso: el 40% de las patentes registradas eran de empresas alemanas; solo el 1% procedía de España.
Paralelamente, y en tercer lugar, habría que elevar el predicamento del español en la red. Y eso no solo supone incrementar el número de usuarios hispanohablantes.
El cuarto reto tiene un lugar geográfico definido: los Estados Unidos. «Las cosas ahí no están solucionadas», advirtió. Aunque hay 50 millones de hispanos, solo la mitad tiene un dominio aceptable del español. «Debemos preservar el idioma en las segundas y terceras generaciones de emigrantes; ese es el desafío ahora, más allá del crecimiento».
Finalmente, habrá que encontrar un sistema para la convivencia pacífica de todas las lenguas que se hablan en el solar hispano. «Hay que practicar ese sentido común del que hablaba hace ya veinte años Gregorio Salvador», recordó García Delgado. El economista madrileño recogió unas palabras de Julián Marías para avisar del «colosal error» que supondría que la promoción de una lengua fuera en detrimento de otra. «El futuro -resumió García Delgado- ya no se jugará en términos de crecimiento demográfico, sino en terrenos de fortaleza económica, consistencia científica y calidad institucional. Lo bueno es contar, no que nos cuenten». Y en esta hora difícil, «tan proclive al desaliento», el ponente aseguró que «el idioma común nos aporta una fuente de autoestima».
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.