Afectados de daño cerebral adquirido piden un centro integral en La Rioja

ARDACEA organiza hoy una mesa redonda donde profesionales orientarán sobre la reincorporación de los afectados a la vida cotidiana

ESTÍBALIZ ESPINOSALOGROÑO.
Juan Carlos Veci, Laura Sequero, Clara Larriva, Laura Odriozola y Teresa de Frutos, organizadores de la mesa sobre daño cerebral adquirido. ::
                         M.H./
Juan Carlos Veci, Laura Sequero, Clara Larriva, Laura Odriozola y Teresa de Frutos, organizadores de la mesa sobre daño cerebral adquirido. :: M.H.

'Ya estoy en casa... ¿y ahora qué?'. Es la angustiosa pregunta que se hacen los familiares y afectados por daño cerebral adquirido (DCA) una vez que estos últimos abandonan el hospital. Las secuelas de las lesiones cerebrales que irrumpen de manera brusca e inesperada en una trayectoria vital son variadas y complejas, y diferentes en cada paciente. Por eso, desde la Asociación Riojana de Daño Cerebral Adquirido (ARDACEA) solicitan información y ayuda en forma de un centro de rehabilitación integral en La Rioja, la única comunidad autónoma -junto con Canarias- que carece del mismo.

Y dado que el DCA puede derivar en lesiones tanto físicas como sensoriales, cognitivas o emocionales, creen imprescindible que este centro cuente con un equipo multidisciplinar de profesionales, tales como médico de familia, neurólogo, cardiólogo, logopeda, psicólogo, trabajador social, fisioterapeuta y terapeuta ocupacional.

Esta petición fue formulada ayer por la presidenta de ARDACEA, Laura Sequera, tras anunciar la mesa redonda sobre daño cerebral adquirido que hoy organizan -en colaboración con el Colegio Oficial de Fisioterapeutas y la Sociedad Riojana de Medicina de Familia y Comunitaria- en el Centro Cultural Ibercaja (18.00) precisamente con el título 'Ya estoy en casa... ¿y ahora qué?'. En ella se darán cita profesionales de distintos ámbitos sanitarios «para que nos indiquen a los familiares y afectados cómo podemos reincorporarnos a nuestra vida diaria tras este problema que hemos sufrido, porque la ignorancia es total y la información, escasa», reconoce Sequeda. En la práctica, explica, «vivimos situaciones como no saber cómo tenemos que movilizar a nuestro familiar» y cuando existen lesiones cognitivas, «que vas percibiendo poco a poco porque a simple vista no se aprecian, hay muchos desencuentros y tiranteces familiares, pero es por la ignorancia sobre cómo tratar todo eso». Y para más inri, «los progresos son lentos y a muy largo plazo, casi toda la vida».

Según la última encuesta del Ministerio, en el año 2008 en La Rioja residían 1.778 afectados por daño cerebral adquirido (873 varones y 905 mujeres), el 78% por accidente cerebrovascular o ictus. Desde ARDACEA calculan un incremento anual de 600 nuevos pacientes. Y así como las lesiones por traumatismo craneoencefálico han disminuido, aumentan los casos de ictus, de los que dos tercios ocurren en mayores de 65 años y con predominio de las mujeres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos