larioja.com
Jueves, 24 abril 2014
chubascos
Hoy 8 / 17 || Mañana 5 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Mas reta a Rajoy a «probar» un referendo

ESPAÑA

Mas reta a Rajoy a «probar» un referendo

14.09.12 - 00:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
No pronunció la palabra independencia ni una vez, pero Artur Mas reiteró ayer en Madrid que Cataluña «necesita» un Estado, e incluso apuntó que quizá haya llegado el momento de que el Gobierno de España autorice una consulta popular para determinar si los catalanes se sienten o no una nación. El suyo fue un equilibrio difícil. Era su primera visita a la capital española desde la manifestación multitudinaria de la Diada y venía con una intención clara: convencer por un lado a los empresarios españoles y al sector público de que en este momento conviene invertir en su tierra y, por otro, erigirse en portavoz de quienes el pasado martes se echaron a las calles a reivindicar la secesión.
Con un discurso deliberadamente ambiguo y muy medido, el presidente de la Generalitat se presentó ante un muy nutrido grupo de empresarios y medios de comunicación internacionales congregados por el Forum Europa como el abanderado de una propuesta sensata. Abrió el fuego con el asunto económico. Aseguró que España tiene «activos y capacidad» suficientes como para volver a la senda del crecimiento y la generación de riqueza; alegó que en el corto plazo quien de verdad puede ayudar a ese objetivo es el sector exterior; y concluyó que Cataluña es la comunidad mejor situada para aprovechar esa palanca. «Visto desde una óptica empresarial, ¿quién que dispusiera de un motor así no lo aprovecharía a fondo?», adujo.
Ni un solo miembro del Gobierno estaba allí para escuchar sus argumentos. Su equipo sabía ya en la víspera que no habría ministros entre los asistentes, pero esperaba al menos la presencia del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta. Finalmente, tampoco él acudió. La figura estatal de mayor rango fue la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. Una muestra clara de que aunque Mariano Rajoy haya optado por dar oficialmente al desafío catalán un rango menor, la actitud del presidente de la Generalitat, al que se acusa de haber calentado irresponsablemente el ambiente para presionar a favor de su 'pacto fiscal', ha sentado mal en la Moncloa.
Cita, el jueves
Ese pacto, que consiste en realidad en la salida de Cataluña del régimen común de financiación de las comunidades y la creación de una Hacienda propia al estilo del concierto vasco, centró la segunda parte del discurso de Mas. El próximo jueves se reunirá con el presidente del Gobierno para discutirlo y cumplir, dijo, el «mandato del 'Parlament'». Es un mandato fabricado 'ex profeso' porque fue el eje de su campaña electoral en 2009, pero él mismo admitió que su apuesta se ha visto superada por los acontecimientos. Ahora debe gestionar la situación, aunque en su conferencia no aclaró cómo va a hacerlo.
«También hay un mandato de la calle y de la población que no se puede ignorar -convino-. Lo peor que puede hacer un gobernante es cortar las alas de la ilusión de un pueblo. Y yo me identifico con ese clamor popular; después de haber intentado siempre el acuerdo, a base de no mirar, las cosas se han puesto de esta manera».
Lo cierto es que el grito que se oyó en Barcelona el martes en una marcha en la que participaron entre millón y medio y dos millones de personas el equivalente, según Mas, a nueve millones en España, fue el de «independencia» y esa parece ser una palabra maldita para el gobernante catalán. Conforme a su relato, lo que reclamaron sus conciudadanos fue un «proyecto propio» o «instrumentos de Estado» y lo que ha iniciado ahora Cataluña es un proceso de «transición», pero no se atrevió a decir que necesariamente haya de acabar en ruptura y mucho menos en independencia.
A su juicio, entre Cataluña y España hay «una fatiga mutua» igual que entre la Europa del norte y la del sur. «En Cataluña se cree que se aporta mucho y no se la respeta. Y España cree que Cataluña siempre pide y siempre se queja».
El argumento del presidente de la Generalitat es, en todo caso, que la pelota está ahora en el tejado de Mariano Rajoy. «Probemos consultas autorizadas por parte del Estado -dijo a sabiendas de que no se harán y circunscribiendo el asunto al sentimiento de nación- ; quizá estemos equivocados».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Mas reta a Rajoy a «probar» un referendo
Artur Mas, durante su discurso de ayer en Madrid. :: CHEMA MOYA / EFE
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.