Los profesores dicen 'no' en las urnas

Los sindicatos llegan al 50% que se habían fijado como objetivo del referéndum UGT y CCOO acusan a la Consejería de enviar una instrucción a los centros para intentar frenar la participación del profesorado

M. M.LOGROÑO.
Algunos profesores se acercan a las urnas dispuestas en los colegios para ejercer el voto. ::                         JUAN MARÍN/
Algunos profesores se acercan a las urnas dispuestas en los colegios para ejercer el voto. :: JUAN MARÍN

El acuerdo que aplica en La Rioja el 'decreto Wert', pactado días atrás por los sindicatos ANPE y CSIF y la Consejería de Educación, mereció el rechazo mayoritario del profesorado que participó ayer en el referéndum planteado por UGT y CCOO. A las urnas estaban convocados 3.500 docentes de 114 centros escolares, de los que, al 80% del escrutinio, habían votado 1.712. De ellos, 1.378 (80%) dijeron 'no' al acuerdo con la Consejería mientras que 228 (13,8%) expresaron su conformidad. Los blancos (100) y nulos (7) rozaron el 6%. El objetivo de la consulta era alcanzar el 50% del censo para que tuviera validez. A última hora de la tarde de ayer, Mikel Bujanda (CCOO) confirmó que contaban con 1.712 votos, de forma que aún faltaba un puñado de sufragios para llegar a los 1.776 necesarios si bien aseguró que con el 20% que aún quedaba por escrutar se superaría el objetivo (no obstante la abstención resultará alta).

«¿Aceptas la propuesta de acuerdo de la Consejería?». Era la sencilla pregunta que se ofrecía en la papeleta, que incluía las razones de UGT y CCOO para censurar la propuesta de la Consejería: «No garantizan que no haya nuevos recortes. El aumento de horario hará que se pierdan muchos puestos de trabajo. En Primaria no hay modificaciones aunque no se garantiza la retirada de apoyos entre otras cosas».

La lectura de Mikel Bujanda (CCOO) es clara: «La Consejería debe tomar nota de lo que aquí se ha expresado», al tiempo que reclamó una nueva negociación. Hay que recordar que días atrás ANPE realizó su propia consulta con un resultado favorable que le llevó a rubricar junto a CSIF el acuerdo. Pero Bujanda ayer estaba molesto y la razón estaba en la instrucción enviada a los colegios desde Educación en la que se advertía de que ningún centro estaba obligado a realizar el referéndum y se instaba a remitir el horario de votación a la Inspección Técnica de Educación. El aviso fue calificado por Bujanda como una «amenaza» y un intento de «poner freno a esta convocatoria». «No procede esta intervención y entendemos que atenta contra la libertad sindical», dijo. A su juicio ha habido centros (al menos uno en Arnedo) en el que no se ha votado por miedo. UGT y CCOO ofrecerán hoy los detalles así como las próximas movilizaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos