larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 11 / 19 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Tenía la sensación de que las cuentas no eran transparentes, pero no lo denuncié»

ESPAÑA

«Tenía la sensación de que las cuentas no eran transparentes, pero no lo denuncié»

Las 42 páginas de la declaración de Urdangarin recogen sus esfuerzos por exculpar a la infanta

28.02.12 - 00:32 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Son más de 500 preguntas, la inmensa mayoría con largas respuestas, recogidas en 42 páginas que resumen las 22 horas de declaración de Iñaki Urdangarin. El duque de Palma hizo en su maratoniana declaración ante el juez José Castro denodados esfuerzos por exculpar a la infanta Cristina, intentó apuntar siempre a otros por los supuestos delitos e irregularidades de la 'trama Nóos' y, sobre todo, se esmeró en dibujar un autoretrato en el que él es un mero relaciones públicas de «alto nivel», ajeno a las prosaicas facturas o a los detalles de las contabilidades.
Infanta
Se refiere a Cristina de Borbón en cuatro ocasiones y siempre para intentar borrar cualquier sombra de sospecha, aunque fuera la copropietaria de Aizoon, la firma usada supuestamente para desviar dinero público desde Nóos. Su participación, según el duque, fue «meramente testimonial». «Mi esposa no tenía nada que ver con la gestión diaria de Aizoon». «No desempeñaba ninguna labor», insiste. Cuando fue preguntado por qué la hija del Rey cobraba entre 500 y 600 euros de Aizoon como si fuera un proveedor más, se despacha con un «no me suena». Urdangarin, según su testimonio, no parecía muy interesado en la cuestión monetaria de su empresa, porque «nunca he calculado el dinero que yo y mi esposa (sic) hemos sacado de las cuentas de Aizoon».
Casa Real
No ocultó en ningún momento que rompió con Nóos por orden del Rey en marzo del 2006. «La Casa de su Majestad me aconsejó que dejara de contratar con instituciones públicas y así lo hice. A partir de ese momento, intenté centrarme en el sector privado». «Habían aparecido determinadas informaciones en prensa y (a los responsables de Zarzuela) les preocupaban los temas de contratación pública», apuntó. El duque afirma que no pidió más explicaciones y se limitó a «confiar en el criterio de José Manuel Romero Moreno», el asesor del Rey que le hizo las «concretas recomendaciones» de cómo romper con Nóos.
Rey
Urdangarin admitió haber hecho negocios con Jaume Matas y 'Pepote' Ballester en el palacio de Marivent, residencia veraniega de los Reyes en Palma de Mallorca, a espaldas a don Juan Carlos para organizar el Illes Balears Fórum. «Fue en un partido de paddel y me pareció oportuno hacerlo en las instalaciones de Marivent. No di cuenta de este reunión ni a mi esposa ni a mi suegro», reveló Iñaki Urdangarin.
Hijos
También habló de la creación de Namasté 97, la empresa en la que puso como accionistas a sus dos hijos mayores. Dejó caer que tenía celos de ver que su socio, Diego Torres, tenía en sus empresas a sus familiares. «La inclusión como socios de mi esposa y mis dos hijos era la de crear un entorno familiar y que los ingresos que se generasen llegaran en un futuro a mis hijos», subrayó.
Balones fuera
En al menos 30 ocasiones, el yerno del Rey, cuando fue preguntado por cobros irregulares o facturas falsas, aseguró que «no estaba al corriente» de las cuentas, con la coletilla añadida de «eso habría que preguntárselo» a Diego Torres o a los administradores y asesores de los que se rodeó. Él, proclamó ante el juez, estaba al margen absolutamente de las cuentas. «Mi función era la gestión comercial de los grandes clientes y la parte deportiva de los proyectos. Las órdenes generales las daba Diego Torres», se descargó. Su parcela en Nóos, insistió Urdangarin, era la «relación institucional de alto nivel, hacer el seguimiento de las relaciones comerciales e involucrar a las máximas personas posibles».
Paraísos
En seis ocasiones diferentes negó la más mínima relación con las empresas 'De Goes', y su matriz, Blossomhill, las firmas fantasmas creadas en el 2006 para enviar el dinero a Belice. De Blossomhill, apuntó, la primera vez que vio el nombre fue en el sumario y de 'De Goes' admitió exclusivamente que sabía que existía una sucursal en España, con la que jamás tuvo trato. «No sé nada de eso», fue su respuesta cuando le preguntaron por las cuentas de Luxemburgo, Reino Unido o Belice.
Diego Torres
Explicó que «desde julio del 2008 sus relaciones son inexistentes». Al principio, muy educado, señaló que «la razón del distanciamiento fue la disparidad de criterios sobre proyectos compartidos». Luego fue cargando las tintas. Afirmó que ese «mal feeling» surgió de la forma en que Torres hacía las «facturaciones». Y al final terminó sin contemplaciones: «Rompí relaciones porque tuve la sensación de que las cuentas no eran transparentes, pero no lo denuncié porque tenía la intención de acometer otros proyectos y porque tampoco tenía las evidencias legales». ¿Y le va a denunciar ahora? «Por el momento, no», contestó Iñaki Urdangarin.
Matrimonio multifunción
En un momento dado, el duque se vio acorralado por el supuesto fraude en la contratación de los esposos rumanos que, por 600 euros cada uno y el alojamiento, realizaban labores domésticas en su casa, pero cobraban de su inmobiliaria. La respuesta fue que «era un matrimonio multifunción, capaz de realizar funciones administrativas y de gestión así como ocuparse de la casa y del cuidado de los niños». Negó que les pagara una parte en negro y admitió que la infanta Cristina participó en la selección del personal. La respuesta provocó el sarcasmo del juez: «¿Les sería difícil encontrar un matrimonio tan polifacético?».
Valencia
Afirma que fue el expresidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch, quien le mostró su pesar porque «Valencia, aún organizando la Copa América, no supiera aprovechar su repercusión internacional». Y de ahí surgió la idea de los Valencia Summits. «Me prometió que me presentaría a Rita Barberá y en febrero o marzo del 2004 nos reunimos. La alcaldesa de Valencia incluso aportó nuevas ideas al proyecto y dijo que haría partícipe a la Generalitat por si deseaba sumarse al proyecto».
Baleares
Iñaki Urdangarin arguyó que la idea de los Balears Fórum fue de 'Pepote' Ballester, quien, tras asistir a un Summit de Valencia, quedó «impresionado por el éxito» al tiempo que «lamentaba la pérdida en Baleares de determinadas ocasiones».
Matas
Se mostró respetuoso con el expresidente balear. Incluso pareció querer ayudarle. «Jamás me he concertado con el señor Matas para defraudar a la administración. Ni yo ni Aizoon ni Nóos han hecho negocios con él», afirmó rotundo Urdangarin.
Plagios
El yerno del Rey de manera implícita admitió que sus empleados se dedicaban a copiar informes que encontraban en la red. «Es cierto que algunos trabajadores se dedicaban a obtener de internet información del turismo y del deporte». Eso sí, dice que era «una información que se leía, se procesa y, si era necesario, se utilizaba en algún proyecto».
Irregularidad contable
Tras 22 horas, solo en un momento entona algo parecido a un 'mea culpa', y solo por Aizoon y por cuestiones con Hacienda: «Puede que haya errores, pero la inspección fiscal a la que estoy sometido tomará las decisiones que estime conveniente».
En Tuenti
«Tenía la sensación de que las cuentas no eran transparentes, pero no lo denuncié»
Urdangarin y su abogado salen pasadas las cuatro de la madrugada del lunes del juzgado de Palma. :: BALLESTEROS / EFE
«Tenía la sensación de que las cuentas no eran transparentes, pero no lo denuncié»
El duque de Palma, después de declarar durante 22 horas ante el juez José Castro. :: JAIME REINA / AFP
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.