larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 17 / 28 || Mañana 18 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El pueblo del -25% de paro

SOCIEDAD

El pueblo del -25% de paro

Castelnou , en Teruel, no quiere desaparecer. Ha duplicado el número de habitantes en año y medio con la captación de nuevas empresas. El agua, el taxi y los libros son gratis, pero hace un frío que pela

12.02.12 - 00:52 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Crisis? No en Castelnou, pequeño pueblo turolense volcado en recuperar el bullicio de sus calles con gentes que las transiten y niños que las berreen. Para envidia de la mayoría de los ayuntamientos, la localidad disfruta de unas arcas saneadas gracias al millón de euros anuales que reciben de la central térmica de ciclo combinado instalada en el municipio, quinto de España en renta per cápita. Casi nada. Y casi sin habitantes. Por eso, en lugar de despilfarrar el superávit, el pueblo ha sacado pecho para preservar su instinto de supervivencia y no acabar como tantos otros del Bajo Aragón, con las aldabas oxidadas y las puertas cerradas a cal y canto.
¿Repoblar sí, pero cómo? Tan difícil como salir de la crisis, aunque no imposible. Castelnou despega. En solo año y medio, el pueblo que baña el río Martín ha duplicado el número de habitantes, de 75 a 150 (220 censados). Los nuevos pobladores son una treintena de familias catalanas, valencianas y andaluzas, a las que el paro obligó a hacerse el hatillo. La caravana de niños celebrada aquel 25 de agosto del 2010 fue la clave del éxito. El eco de tan peculiar iniciativa, en la que los críos debían llegar al pueblo acompañados de unos padres que buscaban casa y trabajo, se coló en la prensa nacional e internacional (hasta 'The Guardian' reseñó el evento). El alcalde, José Miguel Esteruelas, dijo entonces que el paro del pueblo era de «menos 25» y el Ayuntamiento empezó a recibir miles de currículos, incluso de empresarios buscando suelo para implantarse.
El alquiler, a 200 euros
Fue el caso de Modul System y de su director, el valenciano Fernando Dólera, que se enteró del proyecto por la televisión. Su entrevista con Esteruelas y su instalación en el pueblo llegaron juntas. El regidor ofrecía solares gratuitos a cambio de contratar a familias con niños. La empresa, que fabrica viviendas modulares, ha creado 28 empleos y construido casas para los trabajadores, que pagan al Ayuntamiento, el promotor, 200 euros de alquiler al mes. Con un sueldo de 1.200 euros netos, agua gratis, luz subvencionada (30 euros mensuales), exentos de impuestos municipales, libros y transporte escolar gratuitos y taxis a cero euros para los enfermos que deban trasladarse a Alcañiz o a Zaragoza, diríase que en Castelnou no se vive nada mal. Aunque no todo es jauja. Los rigores del clima no son aptos para las gentes del sur, ni la vida en un pueblo es como en una gran ciudad. «El que no se adapta acaba yéndose. Es un pueblecillo que no dispone de muchos servicios», sostiene José Ángel Guimerá, técnico de telecomunicaciones y realizador del documental 'Contra la despoblación, 25-A', que narra la aventura repobladora de Castelnou. Guimerá, que trabaja en Zaragoza pero recala en su pueblo natal los fines de semana, no se repone de la sorpresa. «Hasta se ven carritos con bebés, algo insólito», comenta, sin perder de vista las dificultades que podría acarrear el proyecto si las empresas «no son serias y no echan raíces». Ya hay niños (de 7 han pasado a 34) suficientes para que el alcalde, José Miguel Esteruelas, quiera reabrir la escuela.
Una de las personas establecidas en la localidad es el propio Fernando Dólera. Ha dejado Valencia y se ha instalado en la localidad con su mujer y su hijo de 18 meses, a quien «las abuelas del pueblo se rifan y llevan en palmitas». Afirma que sus 28 operarios están perfectamente integrados, tienen «un buen sueldico», gastan menos que en la ciudad y a algunos, como a él, les atrae «el remanso de paz» que es Castelnou. Daniel Mesa es uno de ellos. Llegó desde Málaga capital con su esposa y sus dos hijos, de 5 y 3 años. Para esta pareja no solo cuenta el trabajo. «Queríamos que los niños jugaran en la calle sin peligro, que mi mujer pudiera dedicarse más a ellos y estamos encantados, aunque no nos acostumbramos a este frío, y mucho menos al cierzo, pero se sobrelleva. Los críos disfrutan. Cuando nos fuimos dos semanas de vacaciones en Navidad, a los tres días el pequeño decía que quería volver a su pueblo».
Al rebufo del afán repoblador y de la recesión, en Castelnou ha aterrizado una empresa de reciclado de madera que absorberá mano de obra femenina, además de los empleos que generará la expansión de Modul System en Togo (África). La pretensión de Esteruelas es alcanzar los 400 residentes. Toda una proeza rural.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El pueblo del  -25% de paro
Foto de familia de antiguos y nuevos residentes de Castelnou. :: WWW.CASTELNOU.INFO
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.