larioja.com
Miércoles, 30 julio 2014
sol
Hoy 10 / 26 || Mañana 11 / 31 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El 90% de los parados jóvenes de La Rioja no tiene titulación universitaria

desempleo

El 90% de los parados jóvenes de La Rioja no tiene titulación universitaria

24.08.11 - 00:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El 90% de los parados jóvenes de La Rioja no tiene titulación universitaria
Cola de parados, el pasado julio // J.M.
Estudiar una carrera no es una garantía de empleo. No lo ha sido nunca y mucho menos ahora cuando el paro ha encallado en los números rojos y la situación no parece que vaya a revertir, al menos en un horizonte cercano. Pero no son los universitarios los que más engordan las filas del paro; al contrario, sólo el 9,92% de los jóvenes de 16 a 29 años que llama a las puertas del mercado laboral ha pasado por la universidad. Los datos, extraídos del informe del mercado de trabajo, elaborado por el Observatorio de las Ocupaciones, desvelan que el grueso de los jóvenes apuntados al paro (73,27%) como mucho ha acabado Educación Secundaria Obligatoria y el 16,79% se quedó con el Bachillerato o concluyó Formación Profesional.
El estudio marca la diferencia entre sexos y aquí es contundente: ellas pisan más fuerte. Y es que, aunque en general el nivel formativo de los jóvenes riojanos ha escalado algún peldaño con respecto a los datos del año anterior, el nivel de ellas es «muy superior» al de ellos. El porcentaje de varones con título universitario no llega al 6%, mientras que el 14,63% de ellas son poseedoras de una carrera.
Con independencia de la formación, del informe del Observatorio de las Ocupaciones, dependiente del Ministerio de Trabajo, se desprende que en los últimos cinco años los jóvenes que se apuntan al paro para buscar un empleo han aumentado un 98,20%, aunque en el último año contabilizado en el estudio, el 2010, 265 personas de entre 16 y 30 años abandonaron el desempleo. Con todo ello a 31 de diciembre las filas del Inem las engrosaban 5.171 jóvenes, el 23,08% del total de demandantes de la región.
El descenso último hila con el aumento en el número de jóvenes contratados y que, según el mismo documento, es del 6,58%, un crecimiento algo inferior al registrado por el total de contratos que se suscribieron en la región (8,26%). Este dato, el único que llama al optimismo, no sirve para restañar la herida del último lustro, que ha dejado una caída del 28,77% en la contratación de los jóvenes riojanos, casi el doble que la general, en la bolsa en la que caben todos los riojanos con independencia de la edad.
Los hombres continúan siendo los que más estampan su firma en los contratos. De hecho, en el 2010, el 56,14% de los acuerdos laborales a jóvenes se suscribieron a varones y el 43,86% a mujeres. Por edad, el mayor incremento fue para el colectivo de entre 20 y 24 años, mientras que aquellos que tenían entre 16 y 19 años fueron los peor parados. Otro dato que se analiza es el nivel de estudios que tenían los jóvenes que tuvieron la suerte de abandonar la cola del Inem. El 71,96% no superaba la ESO, el 20,27% procedían de bachillerato o de FP y sólo el 7,75% tenía formación universitaria. Y todo para acabar empleado en el 65,54% de los casos en el sector servicios, el 17,57% en la agricultura, 10,78% en industria y 6,12% en construcción.
Al margen de contratación, afiliación y desempleo, el Observatorio pone la lupa en los jóvenes que cruzan las fronteras riojanas tanto para entrar como para salir y a tenor de los resultados, la conclusión es que La Rioja es una región exportadora de jóvenes. Por cada tres riojanos que abandonan su comunidad para aprovechar una oportunidad laboral, entran dos foráneos y la gran mayoría viene desde Navarra, seguido de Álava, Madrid, Barcelona, Vizcaya y Zaragoza. ¿A dónde van los nuestros?, sobre todo a la vecina comunidad foral, con la que muestra mayor trasiego de idas y venidas. Ahí se emplean, en primer lugar, en actividades relacionadas con el empleo, mientras que los que llegan los hacen principalmente para trabajar en la agricultura.
Desde UGT, su secretaria de Empleo, Cristina Antoñanzas, asegura no haber percibido el aumento en la contratación de jóvenes «aunque lo que sí está claro es que la mayoría es temporal», sentencia. Por contra, sí han constatado que a los jóvenes, a los que el Observatorio de las Ocupaciones dedica este informe, se les contrata por debajo de su cualificación profesional. «Hay jóvenes universitarios -explica- que tienen más posibilidades de entrar al mercado laboral que aquellos jóvenes que no tienen ninguna formación, pero que en muchos casos son contratados por debajo de su titulación». De hecho, de acuerdo con las estimaciones que maneja este sindicato, muchos menores de 30 años son empleados como si tuvieran un módulo superior de Formación Profesional, mientras que los que realmente tienen esta titulación sí que reciben ofertas de trabajo acordes a sus estudios, ya sea de grado medio o superior.
Antoñanzas critica la temporalidad de la contratación y los escasos acuerdos laborales indefinidos. En cuanto a que el porcentaje de contratos a mujeres ha aumentado más que los que se acuerdan con hombres, la secretaria de Empleo sostiene que pese a ello todavía hay algunos puestos de trabajo a los que es muy complicado que ellas accedan «porque sigue habiendo una tradición masculina». Se refiere a las ingenierías, sobre todo industria, donde pese a que las licenciaturas por sexos se equilibran, no ocurre lo mismo con las contrataciones.
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.