larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 13 / 18 || Mañana 14 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«No olvido la mirada que me lanzó Tejero»

CULTURA

«No olvido la mirada que me lanzó Tejero»

Barriopedro y Hernández de León, redactores gráficos de Efe, lanzaron al mundo las primeras imágenes del 23F

21.02.11 - 00:38 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Treinta años después del intento de golpe de Estado del 23-F, Manuel Hernández de León, 'Manolín', redactor gráfico de Efe quién, junto con su compañero Manuel Barriopedro, lanzó al mundo las primeras fotos de la intentona, no olvida la fría mirada que le lanzó, pistola en mano, el teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Tejero.
Sus nombres ya forman parte de la moderna historia de España, porque fueron los únicos que tuvieron la sangre fría de sacar los carretes en los que habían registrado la entrada de los guardias civiles en el Congreso y los primeros en dar a conocer, al país y al mundo, las imágenes de un acontecimiento que a punto estuvo de acabar con la, por entonces, incipiente experiencia democrática. Tan sólo quince días antes, Manuel Hernández de León y la redactora de la agencia Teresa Pérez Alfageme, se habían presentado, sin avisar, en la casa de Tejero, implicado en la denominada Operación Galaxia.
«Para nuestra sorpresa, Tejero, que nos recibió en pijama, estuvo muy amable, incluso me dijo que si se ponía el uniforme para las fotos. Yo estaba alucinado. Le hice las fotos, junto con sus hijos, y negó que estuviese implicado en nada», recuerda Manuel. Cuando las puertas del hemiciclo saltaron aquella tarde por las patadas de los asaltantes y por el marco de una de ellas apareció Tejero «creo que me reconoció y esa mirada está en una de las fotos. Yo no sabía donde meterme».
Gritos y disparos
Manuel Barriopedro, situado en la tribuna para fotógrafos frente a la de su compañero, oyó los gritos y los disparos en el exterior del hemiciclo y comenzó a disparar su cámara y no paró hasta la llegada de Tejero, pistola en mano.
«Hacía fotos sin saber lo que estaba haciendo y me dio tiempo a hacer una secuencia de 11 fotogramas», relata Barriopedro, mientras que su compañero, en la tribuna de enfrente, puede realizar entre 18 o 20 de un carrete de 36. En la tribuna donde se encontraba Manuel Hernández, los golpistas exigen a los fotógrafos la entrega de los carretes, pero él le entrega uno vacío y deja el otro en la cámara. «Luego, poco a poco, cuando nadie me miraba iba rebobinando el carrete hasta que pude sacarlo de la máquina y esconderlo en la camisa, a la altura del pecho».
Por su parte, Barriopedro hace sus 11 fotos y saca rápidamente el carrete de su Nikon, momentos antes de que los golpistas les exijan que dejen las cámaras en el suelo.
«Lo tuve en la mano unas dos horas. Si nos llegan a obligar a abrir las cámaras y ven que la mía no tenía carrete, no se que hubiera pasado».
Desde las cinco de la tarde, hora en que empezó la votación, hasta las 11.30 o las 12 de la noche, los fotógrafos permanecieron en el hemiciclo. «Yo pensaba que si, al salir, me registraban me pillarían el carrete así que tenía que cambiarlo de sitio», recuerda 'Manolín'.
Se dirige entonces al guardia civil más cercano y le comunica que tiene que ir al lavabo. «Éste quiere mear», le dice a su superior. «Pues acompáñale», responde éste. Allí, decide esconder el carrete en su ropa interior. Manuel Barriopedro ha encontrado otra manera de esconder su preciado tesoro, en los zapatos, debajo de la planta del pie.
«Cuando al final deciden soltarnos, mi obsesión era caminar sin cojear y mi temor a que el escondido carrete fuese descubierto por el detector de metales de la entrada. Pero, o estaba apagado, o había reventado con tanto armamento porque no sonó». Nada más salir, cada uno se encaminó en su coche a la sede de EFE, en la calle Espronceda, pero con el temor de que estuviera vigilada por el ejército. Llegaron por separado y dieron más de una vuelta hasta que les confirmaron que la situación era normal y decidieron entrar. Luis María Ansón, por entonces presidente de la agencia, les esperaba impaciente, bajaron al laboratorio y comenzaron a revelar los carretes.
Las 10 primeras de Barriopedro están movidas o cortadas, pero en la penúltima aparece Tejero, con la pistola alzada, perfectamente encuadrada, con la luz adecuada... «Yo sabía que tanto Manolo como otros fotógrafos presentes, habían hecho fotos, pero nunca pensé que él y yo éramos los únicos que habíamos sacado el material», recuerda.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«No olvido la mirada que me lanzó Tejero»

El fotógrafo Manuel Barriopedro posa en el hemiciclo del Congreso, treinta años después de la intentona. :: EFE

«No olvido la mirada que me lanzó Tejero»

Manuel Hernández de León :: EFE

pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.