La Rioja

Los robots dan paso a un mercado laboral 4.0

La transformación laboral creará más de un millón de empleos en los próximos 5 años en España.
La transformación laboral creará más de un millón de empleos en los próximos 5 años en España.
  • investigación

  • Las máquinas ya han irrumpido en los puestos de trabajo. Lo que para algunos puede ser una amenaza, es para otros una oportunidad de renovarse

"Creo que con el tiempo probablemente veamos una fusión más y más clara de la inteligencia biológica y la digital". Así de contundente se mostraba Elon Musk, CEO de Tesla, en el World Government Summit celebrado este mes en Dubái (Emiratos Árabes Unidos).

Los hechos refrendan las palabras de este gurú de Silicon Valley. Las empresas más importantes del sector afinan cada día sus sistemas de inteligencia artificial. Ahí están las victorias de Google Deep Mind en ajedrez y las aplicaciones médicas de Watson IBM. Mientras, por otro lado, las universidades ponen a prueba sus estudios de investigación en el mercado laboral. Prueba de ello es la investigación de Benedikt Frey y Michael Osborne, profesores de de Oxford que aseguran que la probabilidad de ser reemplazado por un robot en el caso de los teleoperadores será del 99% en los próximos veinte años; 92% en los vendedores y la mitad en el caso de los pilotos. Pero ¿es cierto que acabarán los robots con los trabajos?

La llamada Revolución Industrial 4.0 ha aterrizado en la industria global y también en la española. "Muchas empresas aún tienen entre sus deberes la adaptación a la digitalización y superar la resistencia al cambio. Algunos sectores se irán adaptando más rápidamente y en otros será más lento", apunta David Ruiz de Olano, director de programas de la Deusto Business School.

Faltan cualificados

Según un estudio de Randstad, la transformación laboral que ya se está experimentando va a tener como consecuencia la creación en España de 1.250.000 empleos netos en los próximos cinco años. Sin embargo, el propio estudio de la empresa de trabajo temporal alerta de que en 2020 faltarán 1,9 millones de trabajadores cualificados en España.

La aparición de los robots "supondrá no tanto la desaparición en sí misma de los puestos de trabajo, sino una sustitución de los trabajadores que hasta ahora venían desempeñando determinados puestos de trabajo por robots. Se trata de un cambio de roles", señala Ruiz de Olano. Una teoría que en 1930 ya plasmó el economista John Maynard Keynes: "Gracias al desarrollo tecnológico acabaremos trabajando solo 15 horas a la semana".

Hollywood lo llamó 'La rebelión de las máquinas' y es uno de los tópicos más utilizados en la gran pantalla. Sin embargo, más allá de la ficción, la tecnología es una aliada en la sociedad actual y lo que ha provocado es "una redefinición en los puestos de trabajo y la transformación de los procesos de negocio", explica Esther López Marín, directora de la Fundación Ametic, la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales.

"Los robots solo serán vistos como una amenaza si no existe una adecuada regulación. Algo que, aunque todavía de manera incipiente, ya se está comenzando a abordar", añade Ruiz de Olano. Sin embargo, "es importante analizar todos los posibles escenarios y sus consecuencias" sobre la viabilidad de los sistemas de seguridad social. Por lo tanto, Mady Delvaux, eurodiputada luxemburguesa, explica: "Necesitamos iniciar un debate inclusivo sobre los nuevos modelos de empleo y sobre la sostenibilidad de nuestros sistemas tributarios y sociales, garantizando que haya ingresos suficientes para apoyarlos".

Europa vigila

Precisamente, en febrero la el Parlamento Europeo ha dado luz verde, con 396 votos a favor, 123 en contra y 85 abstenciones, a una resolución que invita a la Comisión Europea (CE) a preparar una propuesta legislativa que dedique especial atención a "la seguridad, la privacidad, la integridad, la dignidad, la autonomía y la propiedad de los datos".

Los políticos europeos han impulsado el informe redactado por la europarlamentaria de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas. Los firmantes de la propuesta consideran urgente establecer normas que garanticen la seguridad, la privacidad, la integridad, la dignidad y la autonomía de las personas en su interacción con los robots.

El texto redactado tiene una máxima: "Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos". Esta es una de las Tres Leyes de la Robótica de Isaac Asimov y por ello los europarlamentarios proponen "la incorporación de un interruptor de emergencia que garantice que cualquiera puede desconectarlos si causan daños". "Los robots son máquinas, que están destinadas a servir a los seres humanos y ayudarles con tareas difíciles", dice Mady Delvaux.

Entre los temas más delicados, el Parlamento Europeo plantea la posibilidad de aplicar impuestos y cotizaciones sociales a los robots (o a las empresas que los utilicen) para compensar la pérdida de puestos de trabajo que ocasionen. "Un impuesto que pague el empresario se acabaría convirtiendo en un impuesto a la innovación y ello terminará consiguiendo desincentivar al empresario y al emprendedor para que no innoven", puntualiza el director de Programas de Deusto.

Sin embargo, también han vigilado los derechos de los que quizá puedan ser sus futuros compañeros de escaño y han planteado a la CE una profunda reflexión sobre los derechos y las obligaciones de los robots.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate