La mujer más poderosa de internet

Susan Wojciki, CEO de YouTube./
Susan Wojciki, CEO de YouTube.
En primera persona

Susan Wojcicki es la CEO de YouTube. Nació rodeada de emprendedores en Silicon Valley y en 1999 se unió a Google cuando tenía menos de veinte empleados. Hoy es la mujer más influyente del sector

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Asomarse a la ventana de casa en los años 70 y ver la fachada de la sede de Hewlett Packard (HP), una de las compañías más innovadoras e importantes de la época, marca a cualquiera. Si a eso se le suma que en su caso también se cumple el mito de los garajes de Silicon Valley (en el suyo nació Google de la mano de dos compañeros de Universidad), que Susan Wojcicki (Santa Clara, California, 1968) sea hoy la consejera delegada del imperio YouTube después de una meteórica carrera en el sector tecnológico no debería sorprender.

Hija de profesores, vivió toda su infancia en el corazón de Silicon Valley, entre mentes brillantes y estudiantes ambiciosos. Y aunque el concepto "startup" aún no estuviera de moda, este contexto la convirtió en una joven rodeada de personas apasionadas con sus proyectos. En el garaje de su casa fue enamorándose de la idea de Larry Page y Sergey Brin de ordenar la información en internet. La acabaron fichando en 1999 como empleada número 16 de Google, recién licenciada en Humanidades, como responsable de marketing. Lideró el desarrollo inicial de varios productos clave de consumo como Google Imágenes o Google Books.

En alguna ocasión Wojcicki ha comentado que se interesó tanto por el motor de búsqueda porque sentía que estaba continuando el trabajo de su abuela, bibliotecaria durante la Guerra Fría. "En mi primera semana en Google vi a los usuarios diciendo que estaban haciendo cosas que nunca habían podido hacer antes y me di cuenta de lo increíble que podría llegar a ser esta plataforma", comenta la directiva.

Madre de cinco hijos

Wojcicki rompe los moldes preconcebidos. Además de ser una de las mujeres más influyentes (se pelea el primer puesto con Sheryl Sandberg, directora operativa de Facebook) en un sector dominado por hombres, el año que cambió su trabajo en Intel por Google estaba embarazada de su primer hijo; y ha tenido cuatro más. Su máxima: no salir nunca de la oficina más tarde de las 18 horas. "La cena en casa no es negociable", explicaba la ejecutiva en una entrevista para 'The Evening Standard'. "Es una cuestión de poner cierto equilibrio".

En 2015 fue reconocida por Time como una de las 100 personas más influyentes

Feminista no confesa, Wojcicki adopta medidas que la denotan. En el momento de su llegada a YouTube como consejera delegada, había un 24% de mujeres en plantilla, mientras que hoy ya superan el 30%. En 2015 fue reconocida en la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo, por lo que es consciente de que sus palabras pueden calar en una sociedad que aún piensa en masculino cuando habla de ingeniería y tecnología. "Aunque muchas disciplinas se están transformando debido a la tecnología, las mujeres son solo una minoría de esta fuerza de trabajo que crea tantas oportunidades", protesta la CEO de YouTube. En su opinión, el cambio tiene que venir del más alto nivel, para que luego vaya cambiándose todos los niveles profesionales. "En mi caso, tengo la suerte de contar con el apoyo de los líderes de Google, pero esto no es lo habitual", comenta Wojcicki al diario londinense.

La CEO habla más abiertamente de política que la mayoría de sus colegas. Su padre tuvo que huir de Polonia porque era una figura importante de la oposición bajo el comunismo. "Cuando uno viene de una familia de refugiados se ve a sí mismo en los dramas de hoy en día. Estas personas solo tratan de asegurarse de que sus hijos tendrán una vida mejor", reconocía Wojcicki a 'The Evening Standard'. Por eso destaca lo "difícil" que ha sido ver cómo se ha cerrado la puerta a miles de personas desde la llegada de Trump a la Casa Blanca. "Nunca pensé que llegaría a ver a estadounidenses protestando en el aeropuerto por que no dejaban entrar a los inmigrantes".

Cada día se consumen más de 1.000 millones de horas de vídeos de YouTube en el mundo

Más allá de la política, en Silicon Valley se la considera la reina del marketing. Tiene un ojo clínico para descubrir proyectos rentables donde otros nunca invertirían. Algunas de las señas de identidad del buscador más famoso de la historia de internet llegaron con ella, como el Doodle, los logos temporales que homenajean alguna efeméride. Adwords, el servicio de compra de publicidad por palabras de Google, fue su primer proyecto en la compañía y así convertir en ingresos la información que el buscador ordena en internet. Aunque no todo han sido aciertos: Google Answers fue un fracaso porque nadie quería pagar por ello.

Pero su búsqueda por la rentabilidad no cesa. En 2006 convenció a los fundadores de Google (sus antiguos inquilinos de garaje) para comprar YouTube. Por la plataforma de vídeos pagaron 1.650 millones de dólares (unos 1.380 millones de euros) y once años más tarde ya han multiplicado su valor por cincuenta hasta sobrepasar los 70.000 millones.

En este tiempo YouTube se ha transformado mucho. Ahora es, en una gran parte, una plataforma donde miles de usuarios suben vídeos explicando a cámara cómo maquillarse, cómo jugar a un videojuego o donde cuentan su día a día. Son los denominados 'youtubers', una gran cantera que hace que no pare de aumentar el potencial y el valor de mercado de la herramienta. Cada día se consumen más de 1.000 millones de horas de vídeo en YouTube, por lo que ya nadie duda del impacto tan enorme que tienen los anuncios en la plataforma o las marcas que publicitan estos 'youtubers' con millones de suscriptores en todo el mundo con un target muy bien definido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos