La Rioja

Geo.band, el localizador 'made in Spain'

La aplicación está disponible de forma gratuita para iOS y Android.
La aplicación está disponible de forma gratuita para iOS y Android. / RC
  • gadgets

  • Un aparato perfecto para localizar y hacer un seguimiento a tiempo real de tus pertenencias, mascotas o seres queridos dependientes

La empresa Geo.band fabrica y comercializa localizadores GPS que permiten conocer la localización de niños, ancianos, personas dependientes, mascotas, vehículos y todo tipo de pertenencias en cualquier momento. Independientemente de la distancia a la que se encuentren. A parte de localizar, se puede realizar un seguimiento a tiempo real de la persona u objeto en cuestión, envía avisos de caídas y de entrada o salida en el perímetro de seguridad.

El localizador Geo.band es un dispositivo 'wearable' que se transforma en varios formatos: reloj, llavero, colgante, entre otros. El localizador se conecta a internet móvil y envía su localización que calcula mediante GPS.

“Geo.band es un localizador GPS enfocado a todos aquellos clientes que, por cualquier causa, no disponen de un teléfono móvil para estar localizados en caso de peligro: niños, personas dependientes, mascotas, e incluso pertenencias tales como vehículos o maletas”, indica Iván Pérez, Ceo de la empresa.

Todos los dispositivos llevan incorporada su propia tarjeta SIM interna, que le permite conectarse a internet hasta en 133 países, según la versión escogida. Para su funcionamiento sólo es necesario solicitar la activación de la sim mediante el portal de clientes. No es preciso contratar ninguna tarifa de datos a ningún operador.

Para realizar el seguimiento es necesario un dispositivo conectado a internet, ya sea un ordenador, tablet o Smartphone. Se puede acceder mediante el portal de cliente, adaptado también a móvil o desde la propia aplicación de Geo.band disponible en las tiendas de apps para móviles.

Triangulación de antenas de telefonía

“La localización de Geo.band se calcula mediante GPS y triangulación de antenas de telefonía móvil, para cuando no es posible recibir información de satélites. Mediante un mapa o utilizando la propia cámara del móvil en modo de realidad aumentada se indica la posición concreta”, apuntó Pérez.

El aparato incorpora una batería interna con una autonomía de 5 días aproximadamente, que se recarga utilizando un cargador USB igual que el de un móvil. A pesar de la batería, es el localizador más pequeño del mercado. Su carcasa está fabricada en plástico ABS y policarbonato. Es resistente al agua.

En la empresa malagueña ya piensan en el futuro. “Utilizando la base de la Geo.band estamos trabajando en otros productos enfocados a la seguridad de trabajadores en diferentes países del mundo, así como a disminuir los casos de violencia sufridos por mujeres en diversos países asiáticos. La propia Geo.band irá evolucionando también mejorando su diseño, disminuyendo su tamaño y aumentando su autonomía utilizando las últimas tecnologías aplicables al sector.”, espetó el CEO.

El precio son 99 euros y tiene una cuota de servicio asociada de 5 euros al mes. También es posible adquirirla con uno o dos años de servicio prepagados, consiguiendo descuentos de este modo. Está disponible para enviar a los 133 países donde ofrecen el servicio. Actualmente han recibido pedidos de España, México, Colombia, Ecuador, Nueva Zelanda, Alemania, EE UU y Venezuela.

“Ahora mismo sólo aceptamos reservas vía web, debido a la alta demanda que hemos tenido. Llevamos sólo un mes entregando unidades, aun así tenemos ya una lista de espera de más de 300 unidades e intención de compra de varios miles por parte de los distribuidores que quieren trabajar con nosotros. En pocos meses comenzaremos a trabajar con los más de 50 distribuidores que quieren vender nuestro producto en tiendas físicas”, afirmó Pérez.

Nacimiento de la idea

Iván Pérez cuenta cómo surgió la idea. "En febrero de 2013 estaba tomando algo con mis amigos en la terraza del puerto de Mazarrón, de repente oímos un sonido muy fuerte en el agua. Nos encontramos a una niña, de no más de 12 años. Un compañero se tiró al agua al momento, y mientras la secábamos no parábamos de preguntarle qué le había ocurrido, pero la niña no contestaba. No hablaba nuestro idioma. Con la ayuda de la gente, que asombrada se acercaba a interesarse, no tardamos en difundir la alarma. Una niña se había perdido, era invierno y estaba empapada. Más tarde apareció una señora mayor, vimos cómo se aproximaba rápidamente hacia la niña y la cubría de abrazos. Llorando, no cesaba de darnos las gracias, y aún con lágrimas en los ojos, nos explicaba después que su hija tenía autismo, y que, a pesar de las medidas de seguridad de su casa, muchas veces lograba escabullirse".

La señora le explicó que llevaba casi una hora buscándola, y solo la multitud de gente reunida en el puerto le había hecho imaginarse que lo peor podía haber sucedido. "Nos comentó que no quería utilizar móvil y que los dispositivos de localización eran muy caros. Por esa razón decidimos crear Geo.band, para que todo el mundo pudiera tener acceso a la tranquilidad a un precio asequible", dice Pérez.