La Rioja

El surfero de 22 años que frenó a Wanna Cry

Marcus Hutchins.
Marcus Hutchins.
  • El joven británico Marcus Hutchins desmontó el ciberataque que afecto a miles de equipos informáticos de todo el mundo

A Marcus Hutchins, un joven británico de tan solo 22 años, le llueven los halagos y las ofertas de trabajo. No es para menos, este amante del surf y apasionado de las nuevas tecnologías logró frenar el avance imparable del ciberataque que el pasado viernes alcanzó miles de ordenadores de todo el mundo, infectando importantes empresas y multinacionales.

Informático autodidacta, nunca fue a la universidad, amante de la pizza y de Pokémon, Hutchins ha dejado de ser un desconocido para convertirse en un héroe mundial. No era su intención, trató de guardar su anonimato en las redes sociales bajo el pseudónimo de Malware Tech y el avatar de un gato con gafas pero, su nombre real no tardó en salir a la luz.

Ahora teme una posible venganza por parte de los hackers. Explicó su miedo al Daily Mail, "en el futuro alguien podría querer tomar represalias y encontrarme en cuestión de segundos". Temor a unos piratas informáticos, que hasta ahora han recaudado más de 30.000 dólares de las víctimas y que pusieron en jaque a más de 200.000 ordenadores de 150 países diferentes.

Los 10 dólares mejor invertidos de Hutchins

La solución para eliminar el virus costó la ridícula cifra de 10,69 dólares y se gestó en su propia habitación. "Rápidamente pude conseguir una muestra del malware con la ayuda de un amigo y compañero investigador. Al ejecutarlo en mi entorno de análisis supe que llamaba a un dominio no registrado que finalizaba en “gwea.com””, afirmó el informático, en exclusiva para Daily Mail.

Comprobó que el dominio estaba libre y procedió a comprarlo por 10,69 dólares. Posteriormente redirigió el tráfico a un servidor de Los Ángeles. Este fue el proceso necesario llevado a cabo para detener el ransomwere. Precisamente desde California ha recibido una suculenta oferta de trabajo por sus esfuerzos en combatir el virus, sin embargo, dice no tener pensado abandonar su puesto de trabajo actual.

El joven continúa trabajando con el Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Reino Unido para evitar que se desarrolle una nueva cepa del software malicioso. El propio Hutchins ha advertido de la posibilidad de una segunda oleada de ataques. Continúa viviendo en Inglaterra en la casa de sus padres y su hermano menor, en una localidad de la costa de Devon.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate