La Rioja

Las empresas abrazan a los 'beacons'

Plataforma de Aruba Networks basada en el uso de 'beacons'
Plataforma de Aruba Networks basada en el uso de 'beacons' / R.C.
  • Los dispositivos que localizan a los posibles clientes a través del móvil para ofrecerles ofertas personalizadas amenazan con revolucionar el futuro de las compras

Imagine que llega a un centro comercial. Su teléfono móvil tiene el wifi activado y recibe una propuesta. Puede descargarse una aplicación del espacio donde se encuentra y obtener ofertas o descuentos personalizados, indicaciones sobre cómo llegar a un lugar en concreto e incluso información sobre cuál es el aseo más cercano. Esta es la propuesta de los 'beacons' -balizas, en español-, una tecnología novedosa y en auge que podría revolucionar el futuro de las compras.

La idea recuerda poderosamente a lo que los espectadores visualizaron hace ya diez años en la película futurista 'Minority Report', cuando el personaje interpretado por Tom Cruise entraba a una tienda de ropa y era recibido por un asistente virtual después de que las cámaras lo identificaran escaneando sus retinas. Sin llegar al extremo del reconocimiento ocular, los 'beacons' son un nuevo ejemplo de cómo la ciencia ficción puede inspirar a las nuevas tecnologías, en este caso a través de dispositivos que localizan a un posible cliente a través del móvil para ofrecerle ofertas personalizadas.

Este sistema, que comenzó a sonar con fuerza hace unos meses como la revolución tecnológica del año, ha atraído a multitud de empresas, centros comerciales, estadios deportivos, hoteles, universidades e incluso hospitales. Un enorme mercado sobre el que ha fijado la vista la empresa cotizada en Nasdaq Aruba Networks, que ha anunciado el lanzamiento a nivel mundial de Aruba Mobile Engagement, un servicio móvil interactivo y personalizado basado en la tecnología wifi y los servicios de localización a través de sus propias balizas, las Aruba Beacons. El sistema permite a las empresas que lo contratan una oportunidad única para llegar hasta el cliente y mejorar su experiencia, con la posibilidad de enviarles notificaciones personalizadas a través de la configuración de su perfil personal y su ubicación dentro de un espacio concreto.

La clave de este sistema es incentivar a los clientes y aumentar su lealtad con ofertas personalizadas. Para ello se basan en los datos que indican que, en los países desarrollados, los consumidores dedican más del 90% de su tiempo de ocio y consumo en el interior de los comercios y el 70% de ellos lleva habilitado el sistema wifi en sus teléfonos móviles. Se trata de un enorme mercado potencial que, combinado con el creciente número de empresas que planean implementar el servicio de ubicación del posible cliente, genera una oportunidad única para las empresas.

Casos reales

Una de las empresas que ha decidido abrazar esta tecnología ha sido el edificio The Shard, en Londres, el rascacielos más alto de la Unión Europea con 310 metros de altura y el lugar elegido por Aruba para presentar su apuesta por la tecnología 'beacons'. «Nuestros visitantes llegan desde distintos países y ámbitos pero lo que les une es el uso de sus teléfonos móviles dentro del edificio. La idea es usar esa actividad móvil como puerta de entrada para ofrecerles nuevas experiencias y comunicarse con ellos de tu a tu», explicó Anna Domingo, directora de marketing de The Shards.

Otro ejemplo de la utilidad de esta tecnología se ha experimentado en el 'Levi's Stadium', el estadio del equipo de fútbol americano San Francisco 49ers. Según explicó el director de marketing de Aruba, Greg Murphy, la empresa ofreció al proveedor un contenido exclusivo, con información hiperlocalizada y servicios personalizados para los aficionados que acudieran al estadio, que tiene 68.500 plazas. Los resultados son, como poco, llamativos. Cerca de 18.000 espectadores utilizaron la red wifi que ofrecía el campo y se llegaron a transferir 3,3 terabytes de datos.

Las 1.200 balizas instaladas por Aruba por todo el estadio ofrecieron, entre otros servicios, información al espectador sobre aparcamientos libres, indicaciones para llegar desde el parking hasta el asiento, la posibilidad de pedir comida a través del teléfono y ser avisado para recogerlo en el punto más cercano cuando el pedido estuviera listo e incluso información para encontrar el aseo más cercano y con la cola más corta, según detalló Murphy. «La idea es dar a las empresas la capacidad de aumentar sus ventas, ofrecer una mejor atención al cliente y ofrecer incentivos a los usuarios», añadió el ejecutivo de Aruba.

Murphy puso otro ejemplo. Un hombre de negocios llega a la recepción de un hotel y se encuentra con una larga cola para hacer el registro. Si el cliente se encuentra dentro del área de una de las balizas instaladas podría realizar el registro a través de la aplicación del hotel, e incluso podría utilizar la aplicación para abrir la puerta de su habitación gracias a la localización de las balizas situadas en las plantas de las habitaciones.

Las principales dudas que surgen ante esta nueva tecnología son fundamentalmente sobre seguridad y sobre privacidad. El director de marketing de Aruba para el sur de Europa, Chris Kozup, aseguró que «el sistema no captura ni retiene información del cliente y requiere además múltiples capas de aceptación del usuario antes de ser activado». Según explicó Kozup, las notificaciones solo se activan cuando el cliente se ha descargado la aplicación móvil, ha completado un proceso de aceptación de tres etapas y se encuentran cerca de un punto de su interés. Además, añadió, si el cliente ya no desea recibir notificaciones puede simplemente poner fin a la comunicación entre su teléfono móvil y el lugar.