La Rioja

Cualquier postura que adoptemos y no sea la correcta puede acarrearnos dolor en un futuro.
Cualquier postura que adoptemos y no sea la correcta puede acarrearnos dolor en un futuro.

Una postura incorrecta puede provocar migrañas y vértigos

  • fisioterapia

  • Las plantillas posturales, a través de pequeños estímulos por presión en el pie, logran corregir la posición corporal

Una postura incorrecta o deficiente puede ser la raíz de algunos dolores crónicos o problemas relacionados con el equilibrio. La vista, la articulación temporo-mandibular, la columna vertebral y los pies juegan un papel decisivo a la hora de adoptar nuestra postura corporal: «Estos puntos, llamados captores posturales, se encargan de informar a nuestro cerebro sobre nuestra posición en el espacio para que adaptemos nuestros movimientos y nuestra postura estática cuando estamos parados», explica Estela Pérez, fisioterapeuta y podóloga de iQtra Medicina Avanzada experta en posturología. Si esos captores emiten datos erróneos, pueden aparecer las lesiones.

«La posturología permite analizar la posible relación entre los síntomas del paciente y la afectación de alguno de estos captores posturales, ya que cualquier problema en alguno de ellos provocará que la información que envían al sistema nervioso central sea errónea», matiza la fisioterapeuta.

Estudio postural

Mediante una serie de tests clínicos y mediciones en una plataforma de presiones, el estudio postural permite determinar la causa de la disfunción, indicando qué captor se encuentra afectado.

«Una vez obtenido el diagnóstico, se deriva al paciente al profesional indicado para su tratamiento: podólogo, fisioterapeuta, odontólogo...», asegura la especialista de iQtra. «Dicho tratamiento supondrá un 'reseteo' de la información que el captor postural afectado enviaba al cerebro, dando lugar a nueva postura que no produzca dolores en el paciente».

Este tratamiento será, por tanto, multidisciplinar, ya que podrá ir desde el uso de una lente, una férula dental o unas plantillas, hasta una manipulación articular o unos ejercicios domiciliarios para reeducar la musculatura.

Según Estela Pérez, el diagnóstico y tratamiento con posturología es de gran utilidad para quienes sufren dolor musculo-esquelético crónico (lumbalgias, dorsalgias, cervicalgias, trastornos mandibulares...) que responden a algunos tratamientos -por ejemplo, mejoran tras una sesión de fisioterapia- pero recaen posteriormente.

«La posturología, el estudio de la postura humana, resulta muy eficaz en pacientes con migrañas, vértigos, insomnio, cansancio generalizado, niños con déficit de atención e hiperactividad, ya que todas estas patologías se relacionan frecuentemente con trastornos posturales», insiste la podóloga.

Cuando el estudio postural determina que el captor afectado es el pie, uno de los tratamientos aplicados consiste en la confección de unas plantillas posturales para el paciente.

La diferencia con las plantillas tradicionales radica en que su objetivo no es alterar la posición del pie, sino dar una información que modifique la postura corporal: «Estas plantillas generan pequeños estímulos de presión en la planta del pie que actúan de forma precisa sobre los barorreceptores de la piel, provocando una serie de reflejos posturales que nos harán cambiar la posición global del cuerpo”» asegura la especialista de iQtra Medicina Avanzada. Si este estímulo se prolonga en el tiempo, explica, el cambio postural será permanente y el esquema corporal logrará modificarse, mejorando la salud del paciente.

Su tamaño también es una diferencia notable, ya que su grosor es de tan sólo dos milímetros, lo que las convierte en aptas para utilizar en cualquier tipo de calzado. Además, su uso es temporal y pueden retirarse cuando en las revisiones posteriores se compruebe que la corrección postural se ha conseguido satisfactoriamente.