La Rioja

El hombro es la parte a la que afectan la mayoría de lesiones que se sufren en natación (en torno a un 50%).
El hombro es la parte a la que afectan la mayoría de lesiones que se sufren en natación (en torno a un 50%).

Natación sin lesiones

  • fisioterapia

  • La tendinitis del manguito rotador o 'la rodilla del bracista' son algunas de las lesiones más habituales entre quienes practican este deporte habitualmente

Tras la vuelta de las vacaciones son muchos los que se deciden a practicar un deporte. La natación es, según los expertos, uno de los más saludables y completos. «La natación es considerada una de las disciplinas deportivas más completas, es una actividad muy recomendable para mantenerse en forma no solo durante el verano e incluso se valora en algunos casos como método de rehabilitación física. En natación se trabaja la musculatura de las piernas, el tronco y los brazos«, explica el fisioterapeuta de iQtra Medicina Avanzada, Juan Fraile. «Es muy respetuosa con las articulaciones, ya que no se producen impactos como al correr y la ingravidez permite que no haya que emplear tanta fuerza, por lo que su práctica es adecuada a cualquier edad», agrega.

Pero, aunque el riesgo de lesiones es bajo, recuerda el especialista de iQtra, conviene tener en cuenta algunos consejos para aprovechar al máximo las ventajas de la natación y prevenir que el sobreuso o una técnica inadecuada desencadenen una lesión.

Las lesiones del nadador

El hombro es, de lejos, la parte a la que afectan la mayoría de lesiones que se sufren en natación –en torno a un 50%– debido al movimiento repetitivo del brazo por encima de la cabeza en el estilo practicado más frecuentemente, el crol. No es la única articulación expuesta a una lesión: la espalda y las rodillas también pueden sufrir dolencias.

—Tendinitis del manguito rotador. Es una lesión del hombro que afecta especialmente a quienes practican el estilo crol y mariposa, siendo el síntoma más característico un dolor punzante al tratar de elevar el brazo. La bursitis subacromial  y la tendinitis  bicipital también son frecuentes en el hombro del nadador.

—Hiperlordosis lumbar. El movimiento propulsivo de las piernas en los estilos braza y mariposa puede producir una curvatura excesiva en la parte lumbar de la espalda. Las tensiones acumuladas en esta zona conducen en ocasiones a la aparición de lumbalgias.

—'Rodilla del bracista'. Este problema afecta a nadadores del estilo braza, cuyas rodillas se flexionan numerosas veces en rotación externa incidiendo en el ligamento lateral interno. Se manifiesta con dolor sobre la cara interna de la rodilla, intensificándose en la propulsión de la patada de braza.

Técnica para prevenir lesiones

La mayor parte de las lesiones de nadadores tienen su origen en el sobreuso, asegura Juan Fraile: «El carácter del entrenamiento de natación, con miles de rotaciones del brazo, conduce a una acumulación de estrés o trabajo en los tejidos alrededor del hombro que puede terminar generando lesiones».

La principal recomendación para minimizar estos riesgos es fortalecer bien los grupos de músculos grandes, incluyendo el manguito rotador, los que rodean la escápula y los músculos principales del cuerpo o 'core' (músculos de la zona lumbar, pelvis y caderas).

Por otro lado, explica el fisioterapeuta de iQtra, depurar la técnica de nado es determinante para evitar posibles lesiones.