La Rioja

La OMS afirma que el 75% de epilépticos que viven en países pobres no recibe tratamiento

Una mujer sufre un ataque de epilepsia.
Una mujer sufre un ataque de epilepsia. / Archivo
  • Cada año se diagnostican unos 2,4 millones de casos de epilepsia en el mundo

Cada año se diagnostican unos 2,4 millones de casos de epilepsia en el mundo y la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que alrededor de tres de cada cuatro afectados que viven en países de ingresos medios o bajos no recibe el tratamiento que necesitan.

Este organismo de Naciones Unidas cifra en unos 50 millones el número de afectados por epilepsia, entre 4 y 10 casos por cada mil personas, según sus últimos datos publicados. No obstante, hay estudios en países con menos recursos que apuntan a que la proporción en estas regiones podría ser incluso mayor, con entre 7 y 14 por cada mil personas.

Esto se debe probablemente al mayor riesgo de enfermedades endémicas tales como la malaria o la neurocisticercosis la mayor incidencia de traumatismos relacionados con accidentes de tráfico, problemas durante el parto o falta de instalaciones o programas de prevención. De hecho, se estima que casi el 80% de las personas epilépticas viven en países de ingresos bajos y medianos.

El tipo más frecuente de epilepsia, que afecta a 6 de cada 10 personas, es la epilepsia idiopática, la que no tiene una causa identificable. No obstante, la OMS aclara que una única convulsión no significa que una persona sufra epilepsia, ya que hasta un 10% de la población mundial puede sufrir este problema a lo largo de su vida.

En cuanto a su tratamiento, este organismo reconoce que se puede tratar fácil y de forma asequible con una medicación diaria cuyo coste anual es de apenas unos 5 dólares, consiguiendo controlar totalmente las convulsiones.

Además, tras entre 2 y 5 años de tratamiento eficaz y una vez desaparecidas las convulsiones, los medicamentos se pueden retirar en hasta un 70 por ciento de los niños y un 60% de los adultos, sin riesgo de una recaída posterior.

El problema, según la OMS, es que la disponibilidad de medicamentos antiepilépticos en países con pocos ingresos es baja, causando una "brecha terapéutica" con respecto a los países más desarrollados.

De hecho, un estudio reciente reveló que la disponibilidad media de medicamentos antiepilépticos genéricos en el sector público de los países de ingresos bajos y medianos era inferior al 50%, lo que puede ser un obstáculo adicional para acceder al tratamiento.

Y en lo que respecta a su diagnóstico, la OMS recuerda que la mayor parte de casos se pueden diagnosticar y tratar en Atención Primaria sin necesidad de ningún equipo sofisticado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate