La Rioja

Muere una bebé con enterovirus en Sabadell

  • El Servicio Catalán de la Salud considera que se trata de un caso aislado fuera del brote infeccioso, que da por cerrado

Una bebé de menos de un año murió este lunes en el Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) tras sufrir un cuadro de enterovirus con una infección de la cepa A71, ha anunciado este martes el subdirector del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Josep Maria Argimon.

En rueda de prensa convocada de última hora, Argimon ha explicado que la niña fue atendida en la Primaria de Granollers (Barcelona) por fiebre y vómitos, y después en casa empezó a sufrir somnolencia y flacidez, por lo que fue llevada al hospital de la citada localidad, y de allí se derivó al Parc Taulí el 31 de julio. Desde entonces se encontraba ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Taulí, donde este lunes murió a consecuencia de las afectaciones neurológicas fatales del virus, pese a los esfuerzos del equipo médico por aplicar el protocolo existente.

El jefe de Pediatría del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Carlos Rodrigo, ha atribuido el desenlace a un "caso fulminante", porque en cuestión de pocas horas pasó de ser un caso no grave -con síntomas inespecíficos generales- a ser mortal fruto de una romboencefalitis.

Un caso aislado

Argimon ha manifestado que se trata de un caso aislado fuera del brote infeccioso, situado entre abril y final de junio, teniendo en cuenta que la "curva epidémica se encontraba bajando".

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Joan Guix, ha dado por cerrado el brote de enterovirus que empezó en abril, aunque no ha descartado la presencia de nuevos casos aislados, y se ha mostrado prudente a la hora de vaticinar la aparición de nuevas afectaciones. "Cuando damos por cerrado el brote nos referimos a que la mayor cantidad de casos ha pasado", ha dicho Guix, que ha garantizado que las medidas de vigilancia se mantendrán al mismo nivel.

En Cataluña, se han detectado 110 casos de enterovirus con afectaciones neurológicas, y de ellos solo uno se encuentra ingresado y en los próximos días recibirá el alta del Vall d'Hebron, de donde saldrá con graves secuelas, ha dicho Rodrigo.

Guix ha recordado que el enterovirus no es una enfermedad de declaración obligatoria, aunque, tras la aparición del brote, se aplicó un protocolo de vigilancia reforzada que obliga a los profesionales a informar de los casos.

El caso de la niña de Granollers es el primero en que se confirma la muerte por afectaciones neurológicas derivadas de enterovirus tanto a nivel clínico, de diagnóstico por la imagen y con identificación científica del virus.

El pasado mes de junio murió un niño de 2 años y 11 meses que sufría una infección por enterovirus, poco después de ingresar en estado muy grave en el Hospital de Mataró (Barcelona), y Salud no pudo confirmar que el desenlace se produjera por el enterovirus. En el citado caso, Salud manifestó prudencia por deseo expreso de los padres del menor, y dijo que el cuadro clínico y de diagnóstico por la imagen encajaban con un cuadro fatal por enterovirus, pero no llegó a identificar el virus.

Actualmente, Salud se encuentra ultimando un informe sobre el brote infeccioso, donde se hará balance del número de niños con secuelas fruto del virus, y Guix ha pedido extremar las medidas higiénicas de lavado de manos para evitar contagios.