LA NUEVA FRONTERA DE LA MATERNIDAD

El debate sobre la gestación subrogada ha ido tomando fuerza en los últimos meses, llegando hasta el Congreso en forma de propuesta de ley. Familias, gestantes, intermediarios y políticos tratan de aportar las claves de una práctica no exenta de polémica

ROSARIO GONZÁLEZ | ALEJANDRO SÁNCHEZRedacción | Diseño e infografíaVIRGINIA CARRASCO | ÓSCAR CHAMORROVídeo

La gestación subrogada o vientre de alquiler se entiende como aquella técnica de reproducción en la que una mujer, mediante un contrato con una pareja o con una persona, acepta gestar en su útero un embrión previamente engendrado mediante fecundación in vitro y dar a luz a un bebé que entregará a la persona o pareja con la que firmó el contrato, renunciando a la filiación que pudiera corresponderle sobre el menor así gestado. El acuerdo puede implicar una contraprestación económica o ser de carácter altruista, dependiendo de la regulación específica del país en el que se lleva a cabo.

No hay cifras oficiales del número de bebés españoles nacidos mediante esta práctica, aunque los colectivos en defensa de la gestación subrogada estiman entre 800 y 1.000 casos al año.

En España esta práctica está expresamente prohibida por ley. Cualquier contrato de gestación subrogada se considera automáticamente nulo, de manera que si una mujer gesta un embrión y lleva el embarazo a término, a efectos legales el bebé nacido es su hijo, incluso aunque la mujer no haya aportado carga genética para la formación del embrión (al igual que una mujer que recurre a la donación de óvulos). Sin embargo, un bebé nacido en otro país a través de esa práctica sí podrá ser inscrito en el Registro Civil español, en virtud de una sentencia del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos que apela al interés superior del menor.

El debate sobre su eventual legalización en España ha ido tomando fuerza en los últimos meses, llegando hasta el Congreso en forma de propuesta de ley de la mano de Ciudadanos. Familias, gestantes, intermediarios y políticos de los cuatro grandes partidos tratan de aportar las claves de una práctica no exenta de polémica.

FamiliaAnabel y Rubén, padres por gestación subrogada

Anabel Manchón y Ruben García son padres por gestación subrogada de Chencho, un niño nacido en Tailandia en 2014. Todo empezó en el año 2009, cuando a Anabel le diagnosticaron cáncer de mama. El proceso de reproducción asistida estaba desaconsejado en su caso, así que los siguientes seis años la pareja intentó ser aceptada en un proceso de adopción. «La tercera vez que presentamos la petición me dijeron que con casi 40 años y haber pasado por la enfermedad, ya no podía optar». Con esas dos puertas cerradas decidieron acudir a la gestación subrogada. Esta es su historia.

GestanteGestar el hijo de otro: Crystal Rosburg

«Me encanta estar embarazada, pero no quería tener más hijos». Es el testimonio de Crystal Rosburg, una norteamericana de 40 años, casada y con dos hijos, que reside en Las Vegas, Nevada. Trabaja desde hace doce años en el Centro de Fertilidad de Las Vegas, donde conoció de cerca esta práctica. En 2014, decidió convertirse en gestante por subrogación y alumbrar un bebé para una pareja gay francesa.

ClínicaLa figura del intermediario

Santiago Agustín Ruíz es el codirector de 'Interfertility', una agencia que se dedica a asesorar y acompañar a personas o parejas españolas que recurren a la gestación subrogada. Desde su empresa abogan por legalizar esta práctica apostando por un modelo «donde haya claridad, sencillez, transparencia y controlando los riesgos y los derechos de todas las partes implicadas».

Asociaciones progestación subrogada

Antonio Vila-Coro es el cofundador de ‘Son Nuestros Hijos’, una plataforma nacida en 2008 que actualmente agrupa a cientos de familias que accedieron a la paternidad a través de la gestación subrogada. «Nuestra función original fue lograr que nuestros hijos pudieran acceder al Registro Civil y obtener la ciudadanía española, después luchamos por el recocimiento de derechos como la prestación por maternidad o paternidad y ahora estamos centrados en lograr que se legalice la gestación subrogada en España».

El mapa de la gestaciónLa gestación subrogada en el mundo

La prohibición en España y las dificultades propias de la adopción llevan a muchas parejas a buscar una mujer gestante en otros países. No hay cifras oficiales, aunque los colectivos en defensa de esta práctica estiman entre 800 y 1.000 casos al año. El coste varía desde los 45.000 euros en un país como Ucrania hasta los más de 120.000 que puede alcanzar en Estados Unidos. Cada país tiene su propia legislación. Algunos prohíben esta práctica a extranjeros o parejas homosexuales. Otros solo permiten una modalidad altruista que impide a la mujer recibir un beneficio económico más allá del reembolso de gastos asociados al proceso.

También hay diferencias a la hora de inscribir al bebé en el Registro Civil español. Esta 'puerta trasera' no es sencilla ni automática y precisa de trámites particulares dependiendo del país donde se gestó el bebé. En el caso de un menor nacido en Estados Unidos, los padres intencionales obtienen automáticamente un pasaporte para el bebé y un certificado de nacimiento a nombre de ambos; mientras que si fue gestado en otros países como Ucrania, el Estado solo acepta la filiación del padre mediante una prueba de ADN, mientras que el otro miembro de la pareja debe iniciar un proceso de co-adopción para tener una relación de filiación con ese bebé.

PolíticaEl debate llega hasta el congreso

El debate sobre la legalización de la gestación subrogada en España ha ganado fuerza desde el inicio de la legisltatura. Ciudadanos ha presentado la primera propuesta de ley que plantea un modelo altruista inspirado al que se aplica en Canadá. En el PSOE va tomando forma una postura contraria a su legalización, mientras que en el Partido Popular y en Podemos se pide un debate más profundo antes de decantarse por una postura determinada.

«El PP ha dicho sí a debatir con rigor sobre la gestación subrogada»

«El PP ha dicho sí a debatir con rigor sobre la gestación subrogada» PP- JAVIER MAROTO

«Hablamos de algo que ya está regulado en España: está prohibido»

«Hablamos de algo que ya está regulado en España: está prohibido» PSOE- ÁNGELES ÁLVAREZ

«Buscamos una postura coherente con lo que defiende el feminismo»

«Buscamos una postura coherente con lo que defiende el feminismo» PODEMOS- SOFÍA CASTAÑÓN

«Planteamos un modelo altruista y con garantías para todas las partes»

«Planteamos un modelo altruista y con garantías para todas las partes» CIUDADANOS- PATRICIA REYES

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos