Las misteriosas momias de Toledo se expondrán al público

Las misteriosas momias de Toledo se expondrán al público

Sesenta momias permanecen desde principios del siglo XIX en los sótanos de la iglesia de San Andrés

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Las sesenta momias que desde principios del siglo XIX descansan en el subsuelo de la iglesia de San Andrés, en Toledo, se mostrarán próximamente al público como un reclamo turístico más de esta ciudad. Se trata del grupo de momias más numeroso de España en torno al cual quedan por aclarar numerosos interrogantes y que se ha sometido a un minucioso estudio por parte de un equipo de antropólogos forenses.

Los cuerpos –la mayoría de mujeres-, que presentan un estado de conservación más que aceptable e incluso llevan ropas, han sido analizados por un equipo multidisciplinar capitaneado por el antropólogo forense Francisco Etxeberria, famoso por haber exhumado fosas comunes de la Guerra Civil y a personajes históricos como Miguel de Cervantes o Salvador Allende. Según Valeriano Muñoz, forense del Instituto de Medicina Legal de Toledo que ha colaborado en estos trabajos, «pertenecen a un bajo estrato social y se desconoce la causa exacta de sus muertes aunque en varias autopsias que hemos hecho hemos comprobado que algunos murieron por infecciones y cánceres».

Otro punto por resolver es determinar por qué no fueron enterrados en cementerios y, por el contrario, quedaron amontonados bajo la iglesia de San Andrés en llamativas posturas: sentados y de pie. Los cuerpos incorruptos, que no fueron embalsamados y que no se han convertido en esqueletos gracias a que conservan tejidos blandos y a la humedad del subsuelo de este templo, procederían de una monda de la propia iglesia o de un convento cercano.

Tras la real cédula de 1781 que obligaba a enterrar a los muertos fuera de los ciudadanos, alguna circunstancia sobrevenida como una huelga de enterradores o carretilleros pudo retrasar su traslado. Finalmente, los cuerpos quedaron depositados en los sótanos de San Andrés pero no olvidados pues los vecinos de la zona han conocido su existencia desde entonces.

Próximamente podrán ser vistas por el público en la iglesia de San Andrés. Para ello, se colocará un cristal sobre la cripta «para que puedan ser contempladas sin riesgo de que se destruyan», explica Valeriano Muñoz. Al mismo tiempo se dignificará este espacio y no se descarta crear un Museo de las Momias como reclamo de un segmento de turistas que busca algo más que patrimonio y arte.

 

Leyenda urbana

 

En torno a estas 60 momias han surgido todo tipo de leyendas, también algunas urbanas como la que asegura que hace años un aficionado del Barça que pudo bajar a la cripta gracias a que conocía al párroco tuvo la ocurrencia de colocar una camiseta de su equipo a una momia y fotografiarla. Según esta leyenda, compartió la foto con sus amigos a los que aseguraba entre risas que era el primer socio del Barcelona. Desde entonces no se podía visitar el subsuelo de San Andrés, algo que ahora sí será posible.

 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos